Cuelga los guantes

Marco Antonio 'Veneno' Rubio, boxeador lagunero manifestó su deseo de dedicarse a formar jóvenes y a estar presente al cien por ciento en su función de padre y esposo.

Veneno Rubio, peleador estadunidense
Apenas el pasado 18 de octubre, Rubio disputó por tercera ocasión en su carrera, la pelea por el campeonato mundial peso medio del CMB. (Milenio)

Torreón, Coahuila

Tras varios días de darle vueltas en su cabeza, finalmente el boxeador lagunero, Marco Antonio "Veneno" Rubio, decidió "Colgar los Guantes".

En entrevista para La afición, el oriundo de Torreón señaló su deseo de abandonar el pugilismo profesional y ahora dedicarse a formar jóvenes. El estar presente al cien por ciento de sus funciones para su familia, fue lo que lo orilló a tomar la decisión.

Todo hombre en determinado momento de su vida, tiene que tomar decisiones difíciles, trascendentales para él y para quienes lo rodean, es el caso de Marco Antonio Rubio, quien tras 14 años de carrera profesional, ha llegado el momento de decir adiós a los encordados, la profesión que le dio todo lo que es hoy y a la cual le profesa un gran amor y respeto.

"Yo estoy con muchas ganas de trabajar, ahora con mi gimnasio echarle ganas en esta nueva etapa como entrenador".

Apenas el pasado 18 de octubre, Rubio disputó por tercera ocasión en su carrera, la pelea por el campeonato mundial peso medio del CMB, nuevamente se quedó en la orilla. Rubio señaló que el haber pedido, está lejos de ser el motivo de su retiro.

Marco quien cuenta con 67 peleas profesionales, 59 victorias, 51 nocauts y 7 descalabros, analiza el realizar dos peleas de despedida, una en Torreón, la tierra que lo vio nacer como persona y como boxeador y la otra en Acuña, donde vive al lado de su familia.

¿Llegó el momento Marco?

Es lo que estoy pensando, me gustaría una pelea de despedida, pero ya no siento lo mismo la verdad, se pierden las ganas y la estoy pensando seriamente, pues qué caso tiene hacer una pelea si no voy a entrenar bien y esas cosas.

La decisión es no tanto por la derrota, sino que ya se cumplió un ciclo, ya tengo casi 70 peleas profesionales y lo que se hizo, ahí está, hasta donde se llegó, se llegó. Creo que seguir aferrado ahí, Dios no los quiera, puede acarrearme una lesión seria o cosas que lamentar, ahorita gracias a Dios estoy bien, no tengo nada, ni siquiera me hicieron un corte en toda mi carrera, estoy sano, o qué es lo que espera uno, quedar loco para poder retirarme, aquí lo primordial es la familia.

Yo estoy con muchas ganas de trabajar, ahora con mi gimnasio echarle ganas en esta nueva etapa como entrenador, ojalá y se de algo

¿Se va terminando esa camada que llenaba las arenas en La Laguna, qué sentimiento te provoca?

Pero ahí vienen muchos chavitos que vienen bien, es cuestión de que la gente los apoye como se hizo con nosotros, dándoles publicidad, apoyándolos en todo aspecto, muchas de las veces, no sé por qué los mexicanos somos así, alguien va sobresaliendo y te meten el pie hasta que se cae y ya cuando el chavo ya no hizo nada, están felices, muchos son así, que se dicen amigos, te tiran por debajo de la mesa, en Torreón hay muchos así, por atrás desean que te vaya mal y eso creo es lo malo, yo creo que eso está mal. Por el contrario yo les digo que hay que apoyarnos mutuamente

¡Excelente camada de peleadores surgió desde los noventas!

Me tocaba ser estelar, jalaba a mis amigos, al "Contador", el "Cloro", a Mijares, porque yo tenía la fortuna de ser el principal y siempre estuve de acuerdo en ayudar a mis amigos, aquí somos laguneros y es lo que ahora no se ve. Los chavos que vienen, ven por ellos solamente.

Cristian y "Cloro" Padilla, también hacían eso, apoyar, fuimos una bonita camada de peleadores, espero se repita o que sea mejor que la nuestra.

¿La familia cómo influyó en la decisión de colgar los guantes?

"Pues es la principal, porque me estoy perdiendo muchas cosas de mis hijas, en cada pelea me iba de casa tres meses, me pierdo muchas cosas, el dinero va y viene, ya lo poquito que hicimos o mucho a invertirle y a trabajar, gracias a Dios hice mi gimnasio, a seguir trabajando.

Se pelea por dinero, pero es lo mismo, te lo vas a acabar igual, sino tienes la capacidad de hacerlo crecer, pues se va en nada, pero vas a recibir más golpes. Para mi familia pues es importante tener al padre de familia, al esposo sano, que pueda coordinar, que se haga cargo y que esté con ellos muchos años.

¿Ya te visualizas como entrenador?

"Gracias a Dios tuve la oportunidad de ganar el Internacional, el campeonato interino, esas cositas que me quedo tranquilo y contento".

Siempre he trabajado en gimnasios, desde que trabajé en los Rochmar, hablo del 99, empecé con Memo Rocha y Gustavo Martínez, en el gimnasio de Independencia, ahí en el 99, después me fui al Paseo de la Rosita y seguí en Rock Sport con Gustavo. Entonces siempre trabajé en gimnasios, y ahora que tengo el mío sigo en lo mismo, trabajando, de hecho ya he tenido a varios peleadores profesionales, ya sé cómo está el show, ahora estaré más de lleno, porque bueno, era su entrenador y me iba tres meses, pues se quedaban solos los chavos, ahora al cien por ciento.

¿Tu retiro entra en efecto ya?

No, hasta mi esposa me reganó porque lo mencioné en redes sociales, pero pues es algo que traigo, no sé qué hacer, sí despedirme en una pelea o simplemente decir adiós así nomás, no estoy al cien de decidir, está reciente la derrota con Golovkin y tienes que sacar a flote lo que viene y decidir.

Voy a tomarme unos meses para ver qué onda, empezar a entrenar y a lo mejor me aviento la pelea de despedida, pero quisiera que fueran dos, una en Acuña y otra en Torreón. Acuña es donde vivo con mi familia y conozco mucha gente y pues Torreón que es mi tierra, mi ciudad. Pero vuelvo a lo mismo, el retiro es inminente, falta decidir cómo.

¿Sentimientos encontrados?

"Es como le digo a mi esposa, esto para mí es un cambio de vida que voy a tener, de estar acostumbrado de andar de arriba a abajo, de tratar a muchos boxeadores, unos famosos, otros no tanto, muchos amigos que hora veré sólo de vez en cuando, son cosas que se van a acabar, entonces se tiene un giro de 360 grados en tu vida, donde me toca ser hombre de familia, es un cambio drástico que hay que irlo asimilando de a poco, el box siempre ha sido mi vida y pues duele mucho retirarse, pero hay que tener la capacidad de decidir y tomar las correctas en el momento correcto, y creo que este es el momento.

¿Tuviste tres oportunidades de ir por el campeonato mundial absoluto, no se lograron, qué opinión te merece?

Eso obviamente, es lo que he pensado, como todos los boxeadores que se han retirado en algún momento de su carrera y que no fueron campeones mundiales, pues creo es el mismo sentimiento de decir que eso fue lo que me faltó, gracias a Dios tuve la oportunidad de ganar el Internacional, el campeonato interino, esas cositas que me quedo tranquilo y contento, obvio creo que faltó mucho por hacer, pero aquí lo importante es la familia y la salud, me voy tranquilo.