"Maravilla" Martínez y Cotto presentan en Nueva York su gran pelea

El argentino sacó la artillería pesada contra el puertorriqueño en la presentación en el Madison Square Garden de Nueva York de la pelea por la corona de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo

Miguel Cotto y Sergio Martinez
Miguel Cotto y Sergio Martinez (AFP)

NUEVA YORK, Estados Unidos

El argentino Sergio 'Maravilla' Martínez sacó la artillería pesada el martes contra el puertorriqueño Miguel Ángel Cotto en la presentación en el Madison Square Garden de Nueva York de la pelea por la corona de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el 7 de junio en ese recinto.

"No se olviden de algo, vamos a pelear porque yo, que soy el campeón, subo primero al ring y no último. Porque si no, Cotto no peleaba", dijo un desafiante Martínez (51-2-2, 28 KOs), en referencia a la exigencia del retador de aparecer luego del argentino, algo contrario a la tradición, en el esperado combate.

"Me imagino que el 7 de junio va a pedir un camino de pétalos de rosa hacia el ring. Ese 7 de junio se acaban las tonterías, ese 7 de junio voy a ganar yo", agregó Martínez, que mantiene una gran rivalidad con Cotto, en particular luego de que el puertorriqueño lo desairara ignorándolo durante un programa televisivo en México el pasado año.

La presentación del combate en el Madison Square Garden tuvo todos los ingredientes del mundo del boxeo: la declaración rimbombante de Martínez, una foto cara a cara de los púgiles separados por centímetros, bellas chicas contratadas por los auspiciantes y dos grupos de ruidosos simpatizantes, uno por cada bando.

Medido en sus declaraciones, el retador Miguel Ángel Cotto (38-4, 31 KOs), de 33 años, dijo estar esperando regresar a Nueva York el 7 de junio para convertirse "en el primer puertorriqueño en ser campeón en cuatro divisiones", algo que no pudieron lograr legendarios compatriotas suyos como Wilfredo Gómez o Félix 'Tito' Trinidad.

"Sergio, da todo. Yo daré todo. Al fin de cuentas son los ganadores los que se quedan con el cinturón", afirmó el ex-campeón mundial junior welter, welter y superwelter oriundo de Caguas.

"Maravilla" Martínez, de 39 años, no sube a un cuadrilátero desde abril del año pasado debido a una segunda cirugía en su rodilla derecha, lesionada en su última pelea el pasado 27 de abril en Buenos Aires, donde ganó por decisión unánime al inglés Martin Murray.

- Esperan más de 3.000 argentinos -

El argentino le arrebató la faja de las 160 libras al mexicano Julio César Chávez hijo, en un espectacular combate en septiembre de 2012 en Las Vegas (Nevada) en el que barrió técnicamente al entonces campeón pero en el que estuvo a punto de ser noqueado al final.

La pelea de Martinez en el Madison Square Garden tendrá lugar un mes después del combate previsto el 3 de mayo en Las Vegas entre el invicto campeón mundial de peso welter, el estadounidense Floyd Mayweather Jr., y otro argentino, Marcos "Chino" Maidana.

En medio de este gran momento del boxeo argentino, que históricamente ha dado grandes leyendas a este deporte desde Luis Firpo hasta Carlos Monzón, se espera que viajen a Nueva York "más de 3.000 argentinos", indicó Martínez.

"Pelear en el Madison Square Garden es de los sueños que uno trae toda la vida como boxeador y el llegar aquí y cumplirlo, se puede decir que más no se puede pedir. Van a venir más de 3.000 argentinos desde mi país, van a viajar, con lo difícil que es hoy en día. Eso para mí es una responsabilidad muy grande", explicó.

"A Cotto no lo veo como una megaestrella, lo veo como un boxeador parecido a mí. Y yo no me siento una megaestrella. Es un boxeador que tiene una gran experiencia. Está acostumbrado a combate difíciles, a combates mundialistas. Eso es lo mejor que tiene, la trayectoria", consideró.

Martínez aseguró no temer por su larga inactividad: "Ya con la edad que tengo, con la experiencia, con los combate que tengo, eso ya no pesa tanto como antes. Hoy en día no pasa nada", dijo.

En el tramo final de su preparación, el argentino entrenará primero en Madrid y las últimas semanas en Miami.