“Mantequilla” Nápoles recibe su cinturón WBC “Sexta Generación”

Con el boxeo corriendo por sus venas, José "Mantequilla" Nápoles continúa ligado al deporte de sus amores, transmitiendo sus experiencias a los jóvenes que buscan ser los nuevos estrellas del boxeo

"Mantequilla" Nápoles
"Mantequilla" Nápoles (Agencias )

CIUDAD DE MÉXICO

Hace algunos meses el Consejo Mundial de Boxeo diseñó el cinturón WBC "Sexta Generación", en el que se agregó la figura de Don José Sulaimán y los dos máximos exponentes de cada división.

Uno de ellos es el gran ex campeón de peso welter, José Ángel "Mantequilla" Nápoles, quien debido a su delicado estado de salud hace unos meses, no pudo acudir a la ceremonia celebrada en el marco de la convención anual 52 en Las Vegas, donde 51 campeones mundiales del pasado y el presente recibieron el emblemático fajín en un histórico evento.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que el cinturón estuviera en manos de su único dueño, ya que en días pasados y casi completamente recuperado, el ex rey de la división welter viajó a la ciudad de México para visitar "mi casa", el Consejo Mundial de Boxeo, donde fue recibido como lo que es y será siempre, un campeón.

Durante su visita, "Mantequilla" fue sorprendido no sólo con el cariño y afecto de la familia boxística, en especial el de nuestro presidente, el Licenciado Mauricio Sulaimán, sino también con la entrega de su cinturón "Sexta Generación".

Emocionado, Nápoles recibió su corona de manos del máximo dirigente del WBC, quien de manera muy cariñosa le mostró todos los detalles de este nuevo fajín y le recordó el por qué es que su rostro aparece en esta edición.

Hoy, ese cinturón que esperaba a su dueño, descansa en las manos de su heredero, un campeón que se consolidó como el mejor de su división y que labró su nombre en la parte alta de la historia de nuestro deporte.

Él es José Ángel "Mantequilla" Nápoles...

A partir del nacimiento del boxeo, los ídolos, las leyendas han dejado un legado en el boxeo, uno de ellos sin duda es el santiaguero, considerado entre los más grandes boxeadores de todos los tiempos.

No obstante haber nacido en Cuba, "Mantequilla" fue adoptado por los mexicanos como un hijo tricolor, y es que para él, su primera casa es México y así lo demostró en cada ocasión que subió al cuadrilátero.

Después de salir de su natal Cuba y emigrar al territorio mexicano, José Ángel se dedicó de lleno al boxeo sin saber que se convertiría en una leyenda de los encordados y tras una larga carrera como amateur, se inició en el boxeo profesional.

Su debut en el boxeo de paga se dio el 2 de agosto de 1958, cuando noqueó a Julio Rojas en el primer round. Usando a México como base comenzó a calibrarse con rivales de mayor nivel y en diferentes arenas del mundo. Así, tuvo tres memorables peleas con L.C. Morgan, boxeó en Japón con Taketero Yosimotu y empató con el entonces campeón mundial Eddie Perkins.

Después de anotarse un sinnúmero de triunfos, "Mantequilla" recibió la oportunidad de disputar el título mundial welter que poseía el texano Curtis Cokes. Aquella noche resultó inolvidable, Nápoles ganó por la vía del cloroformo en el round 13 y celebró con un sombrero mexicano, lo que se convirtió en su marca personal.

Realizó tres defensas exitosas, incluida la revancha contra Cokes y la pelea con el ex campeón Emile Griffith, pero después perdió frente a Billy Backus cuando fue detenida la pelea en el cuarto asalto por una lesión en un ojo; tras aquello, Nápoles recuperó el cinturón en la revancha celebrada en 1971. Lo defendió y conservó durante cinco años.

El 9 de febrero de 1974 se dio la pelea más esperada con Carlos Monzón. Lamentablemente Nápoles no salió para el séptimo round y regresó a su división original, el peso welter. El 6 de diciembre de 1975 perdió con el inglés John Stracey y tras ese desenlace decidió su retiro.

Con el boxeo corriendo por sus venas, José "Mantequilla" Nápoles continúa ligado al deporte de sus amores, transmitiendo sus experiencias a los jóvenes que buscan ser los nuevos estrellas del boxeo, allá donde ahora radica, en la fronteriza Ciudad Juárez, Chihuahua.