A 15 días, viento en popa

Manny Pacquiao y Timothy Bradley se preparan en California de cara al cierre de la trilogía que iniciaron en 2012 y en la que han dividido victorias

Manny Pacquiao (d) en el Wild Card, bajo las órdenes de Freddie Roach
Manny Pacquiao (d) en el Wild Card, bajo las órdenes de Freddie Roach (Cortesía Top Rank)

CIUDAD DE MÉXICO

Alejado de los problemas de la lesión en el hombro, el multicampeón filipino Manny Pacquiao se encamina a regresar con fuerza, sobre todo ahora que planea que la tercera contienda ante el estadunidense Timothy Bradley sea la última de su carrera.

Después de la derrota que sufrió ante Floyd Mayweather, PacMan se siente con la responsabilidad de reponer a los fanáticos la emoción que brilló por su ausencia en la que denominaron La Pelea del Siglo y demostrar por qué durante tantos años estuvo en lo más alto del boxeo mundial.

“Ya falta poco para la pelea y con (su entrenador) Freddie Roach estamos completando una buena preparación que nos llevará a sostener una guerra, elegí a Bradley como mi último rival, porque he visto cambios en él, es otro peleador y quiero ese tipo de retos, demostrar todo lo que soy capaz”, dijo el peleador filipino de 37 años, quien optará por el retiro ahora que está tras una nueva posición en el gobierno de su país.

Hace 12 días el tagalo aterrizó en América con miras a completar el mes de entrenamiento que lo separa del duelo en Las Vegas, Nevada ante La Tormenta del Desierto y aseguró que tras la operación de hombro se siente cómodo en sus sesiones de sparring y no tiene molestia.

Mientras tanto, en Palm Springs, Timothy Bradley se prepara para no dejar dudas en el combate.

De la mano de su nuevo entrenador, Teddy Atlas, el peleador que decidió dejar vacante el título mundial con tal de enfrentar de nueva cuenta al ídolo oriental, se prepara no solo físicamente, ya que también trabaja en el terreno mental, porque ya conoce lo demandante que puede ser una pelea ante el filipino.

“Estoy seguro de que Pacquiao será el mismo peleador que enfrentamos en las dos primeras contiendas, traerá un buen gancho de derecha, será veloz y explosivo, ya sé sus puntos fuertes y trabajaré para nulificarlos, no se espera lo que llevaré”, sentenció Bradley, quien sólo ha sido vencido por el filipino en 2014 y fue gracias a una decisión unánime.

De cara a la tercera pelea con el filipino, Bradley decidió dejar al entrenador mexicano Joel Díaz, quien lo llevó a coronarse, y decidió anexar a su esquina al analista de televisión y pupilo del legendario entrenador Cus D´Amato.

“Ahora me siento bien, me siento diferente, Teddy me ha ayudado a librarme de cosas que no eran necesarias en mi forma de pelear y verán una nueva versión mía, admirarán todo el trabajo en los resultados, mi meta es mandar a Pacquiao al retiro con una derrota y si es por nocaut será mejor”, agregó.

Ambos peleadores permanecerán en sus campamentos en California, hasta el lunes 3 de abril, cuando se trasladen a Las Vegas, Nevada, donde cerrarán con la trilogía en la que reparten victorias, con el triunfo de Bradley en junio de 2012.