Luchan contra la incredulidad

El pugilismo femenil es un espectáculo único y rentable, es lo que se avocó a demostrar la segunda Convención de Boxeo Femenil, presidida en Tijuana por el Consejo Mundial de Boxeo 

Boxeadoras participaron en la segunda Convención de Boxeo Femenil
Boxeadoras participaron en la segunda Convención de Boxeo Femenil (http://www.wbcboxing.com/)

TIJUANA, México

A diferencia de los boxeadores, que ponen su destino en las manos de promotores, las peleadoras –aunque sean campeonas mundiales–, tienen que abogar por su futuro. No hay más.

Fue la temática imperante durante la segunda Convención de Boxeo Femenil celebrada en Tijuana, Baja California. "Vine a la convención en busca de ver quién era mi retadora y si así quería enfrentarme y terminé acordando una defensa en el elevador. Platicando con Alejandra Jiménez en lo que llegábamos al lobby acordamos una pelea. En solo 10 pisos logré concretar algo que había buscado desde que me coroné campeona", declaró Martha Salazar, la mexicana campeona mundial de peso completo.

Sin presencia de promotores internacionales, ni mánagers de renombre y sin importar el organismo, boxeadoras de todo el mundo se dieron cita en Tijuana buscando soluciones para su carrera. 

“El problema del boxeo femenil yo creo son la televisión y los promotores, los mexicanos ya lo comprendieron, pero a nivel mundial aún falta. Esto toma tiempo, pues tendrán que ver que también como negocio es rentable. El día en que lo puedan hacer, le van a echar más ganas”, explicó Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), quien encabezó la reunión.

Tras dos días de trabajo en los que además de ver clasiicaciones y peleas obligatorias se dieron pláticas sobre estudios médicos, mercadotecnia y manejo de imagen, las boxeadoras agradecieron el interés por ayudar a desarrollar su profesión.

“Muchas de nosotras dejamos todo por nuestra carrera y no ha sido nada fácil. Agradezco y valoro todo este esfuerzo por enseñarnos un camino para poder lograr nuestros objetivos. Estas pláticas fueron de gran ayuda y espero que en un futuro llegue ese cambio que las que dejamos incluso nuestro país, hemos estado esperando”, explicó Ava Knight, estadunidense que por su carrera tuvo que mudarse a México, donde el boxeo femenino tiene mucho mayor reflector.

“Contrario a los peleadores, si quieres ser boxeadora piensas en pelear en México, donde hay más oportunidades y no como en Estados Unidos. Nuestro trabajo allá pocas veces es tomado tan en cuenta como en México”, explicó Alicia Ashley, la campeona reinante con mayor edad en la historia, 48 años.

Sulaimán explicó que desde la primera convención, realizada en diciembre de 2014, a este momento, el adelanto del boxeo femenil ha sido grande, pues se logró dar mayor exposición a las boxeadoras, al menos en México.

“Los promotores no se han dado cuenta y toman al boxeo femenil como si fuera casi otro deporte. Es una cuestión de falta de conianza y desconocimiento. Las mujeres también venden y una prueba es que la igura de la UFC (Holly Holm) es una mujer que fue boxeadora”, dijo.

El dirigente capitalino explicó que espera lograr en el 2016 la conciencia de los promotores internacionales respecto a la rama femenil del deporte y la importancia de integrar representantes en funciones de primer nivel.

“Nuestro reto principal para este año es poder sumar a promotores y televisoras internacionales para que se den cuenta lo que ofrecen las boxeadoras, que son atletas que están dispuestas a dar, muchas veces, mucho mejor exhibición que un hombre”, defendió.