Leo se mantiene firme

Con un nocaut en cinco rounds, el campeón mundial mexicano retuvo la corona mundial de supercampeón de la Asociación Mundial de Boxeo

Leo Santacruz celebra la victoria sobre Kiko Martínez
Leo Santacruz celebra la victoria sobre Kiko Martínez (AFP )

Ciudad de México

El michoacano Leo Santacruz encontró la forma de acabar con las aspiraciones mundialistas del español Kiko Martínez y a pesar del la presión que imprimió el europeo a la contienda logró retener la corona de la Asociación Mundial de Boxeo que exponía por primera ocasión.

El español - más bajo de estatura, pero con mucha fortaleza física y mental – no esperó a analizar al monarca y desde que sonó el campanazo se lanzó con embates a la cabeza y cuerpo de Leo Santacruz. El hecho de llevar la pelea al terreno corto abrió la oportunidad para Santacruz de meter un par de golpes contundentes que mandaron a la lona en dos ocasiones a Martínez, quien en toda su carrera sólo había visitado en tres ocasiones la lona. Lastimado, pero dispuesto a seguir, Martínez completó lo que restaba del round para alcanzar el minuto de descanso.

Con las puntuaciones en contra, Martínez salió aun más agresivo para el segundo episodio manteniendo la pelea en el terreno corto hasta el cuarto episodio donde logró romper la nariz del monarca, provocando que sangrara profusamente. Para evitar cualquier inconveniente, la esquina de Santacruz lo envió al quinto round a boxear. Meter distancia entre ambos y ahí llegó la clave del triunfo.

"Rompió mi ritmo, yo quería seguir peleando en corto y empezó a boxear. Es muy inteligente y estoy muy agradecido por la oportunidad que me dio", dijo el español Martínez que sumó su séptimo descalabro.

Leo logró terminar la contienda a los 2 minutos 9 segundos del quinto round y mantener su calidad de invicto y su reinado firme. Dejó su foja en 32-0 con 18 nocauts.