Chávez Jr. una “mala imitación”

Marco Reyes aseguró que uno de los principales erroresde Julio César Chávez Jr. es tratar de imitar a su padre 

Reyes asegura que Chávez Carrasco desaprovecha su ventajas
Reyes asegura que Chávez Carrasco desaprovecha su ventajas (Cortesía Showtime )

CIUDAD DE MÉXICO

Marco Reyes decidió tener una pelea con el ex campeón mundial mexicano Julio César Chávez Carrasco, a pesar de que no estará en su peso, ya que cree que puede vencerlo gracias a los errores que no deja de repetir.

En entrevista a unos días de su enfrentamiento en el Don Haskins Center de El Paso, Texas, el pupilo de Ignacio Beristáin señaló uno de los más grandes defectos del hijo de Chávez González:"Hay deficiencias en su defensa, de sus movimientos de piernas, el ataque que no sale siempre es el mismo. Quiere imitar al padre, quiere hacer una pelea adentro, tiene buena estatura y gran alcance, pero le gusta imitar el estilo de su papá, cosa que realmente no puede. Chávez Jr. es una imitación muy mala y hay que aprovechar todas misventajas", señaló.

Con el antecedente de las palabras que han intercambiado a lo largo de su preparación, El Dorado insistió que tiene el plan adecuado para mantener a Chávez Carrasco en la mala racha que inició en 2012, con la derrota ante el argentino Sergio 'Maravilla' Martínez.

"Espero una gran pelea, es una prueba dura para él y una oportunidad enorme para mí. Estaré ante los ojos del mundo y soy consciente de que al ganar de manera clara y convincente estaré entre los mejores, porque todo el mundo sabe lo que pesa el apellido", dijo el boxeador, quien tiene una foja de 33 triunfos, 24 nocauts, y dos derrotas.

Aunque Marco Reyes suele pelear ante pesos medios, dijo estar tranquilo por debutar en una división donde usualmente sus rivales le llevan 3.630 kilogramos, pero reconoció sentir incertidumbre respecto a la seriedad con la que Chávez Carrasco tomará el peso.

"Julio no toma en serio no estoy tan seguro que dé el peso, si sucediera, mi posición será no tirar la pelea, buscaría que trabajara para bajar el excedente y si no se puede, llegar a un acuerdo económico donde yo sea el beneficiario", abundó.

El Dorado aseguró que la desconfianza en Chávez Jr. no fue tan grande como para empañar su deseo de abrirse paso a las grandes esferas, por lo que mantendrá la idea que tendrá una pelea dura y complicada, pero que a final de cuentas le rendirá frutos.