Será una guerra sin cuartel

Juan Francisco Estrada tiene la oportunidad de demostrar su tamaño como campeón ante un viejo conocido, lo que pronostica un choque de alta tensión


Hernán “Tyson” Márquez y Juan Francisco “Gallo” Estrada
Hernán “Tyson” Márquez y Juan Francisco “Gallo” Estrada (Promociones del Pueblo)

Ciudad de México

La apuesta es alta, pero Juan Francisco Estrada está dispuesto a jugarse las dos coronas mundiales con miras a seguir demostrando que pertenece a las altas esferas en los moscas, y de paso, busca vengarse de aquel desaire que le hizo el propio Hernán Márquez cuando era campeón y le negó la oportunidad mundialista argumentando que le faltaba clase. Eso fue en 2012, pero ahora es su tiempo.

Este fin de semana en Puerto Peñasco, Sonora, el Gallo expondrá por quinta ocasión las coronas de la Asociación Mundial de Boxeo y de la Organización Mundial Boxeo que mantiene en su poder desde el 2013.

"La preparación tuvo que ser fuerte, sabemos de lo que el Tyson es capaz. Como campeón fue un peleador muy fiero y no me voy a arriesgar a una sorpresa. Le voy a demostrar por qué llegué a campeón del mundo", dijo a La Afición el monarca que no sufre derrota desde el 2012.

Tyson, quien desde que negara la oportunidad mundialista a Estrada se ha debatido por salir de una mala racha, en la que ha tenido seis victorias por tres descalabros y un empate, espera llevar con esta pelea su carrera a un segundo nivel.

"Me siento fuerte y motivado, no tengo problemas de peso y sé que podremos ofrecer una gran pelea. Se arrepentirá de haber elegido la pelea", sentenció el de Empalme, quien se preparó por más de dos meses para la cita con el Gallo.

Ambos peleadores reconocieron que para esta pelea no solo será necesaria una buena preparación física, pues el nivel de la demanda mental también será elevado.

"Ambos somos fuertes y de estilos diferentes. Será como un duelo de ajedrez, en el que ganará el que menos errores cometa. Será de gran desgaste, pero los asistentes podrán disfrutar al máximo", adelantó el campeón que llega con un récord de 32-2 (23 nocauts).

A sabiendas de que la pegada del Tyson Márquez supera el 60 por ciento de posibilidades de nocaut, y queriendo evitar riesgos, el Gallo Estrada adelantó que usará un boxeo con movimiento de piernas que limite el campo de trabajo de su rival y si ve oportunidad, va por todo.

"El nocaut no está descartado, pero me gusta más pensar en que podré recorrer todos los rounds demostrando mi superioridad. Es una pelea de mucha importancia, porque adelante vienen otras. No puedo tropezar ahora", agregó el campeón, quien asegura que a pesar del compromiso no siente presión.