A Jorge Páez, le llegó la hora

Después de varios altibajos, Jorge Páez, el hijo del Maromero, está ante la oportunidad de ser campeón mundial, si derrota a José Benavidez.


Jorge Páez (I), y José Benavidez (d)
Jorge Páez (I), y José Benavidez (d) (Especial )

Ciudad de México

Desde que debutó en el boxeo profesional, el mexicano Jorge Páez Jr. habló de convertirse en campeón mundial para seguir los pasos de su padre, el legendario Jorge Maromero Páez; hoy, al cumplirse una década de la primera vez que se calzó unos guantes y después de cinco descalabros y varias decepciones, el peleador de 27 años irá por su primera oportunidad mundialista.

El Ratón, apodo que se ganó por correr por el gimnasio cuando era pequeño mientras su papá, el ex campeón de la década de los ochenta entrenaba, se encarará al mexicoamericano e invicto José Benavidez Jr. en un intento por arrancarle la diadema interina superligera de la Asociación Mundial de Boxeo.

Como escenario tendrán el US Airways Center de Phoenix, Arizona, en duelo estelar.

“Es la pelea más importante de mi carrera y gane o pierda, voy a dar lo mejor de mí. Mi carrera es aparte de la de mi papá, si aquí alguien gana o pierde seré yo, si me caigo, tendré que levantarme”, dijo el mexicano, quien fue criado por su madre en Mexicali, mientras su papá hacía su vida profesional en Las Vegas, Nevada.

Páez, quien a diferencia de los juniors mexicanos, pocas veces tiene el apoyo de su padre en las peleas, mencionó que más allá del resultado, espera ofrecer un combate emocionante en la que el fanático que pague por una entrada salga satisfecho con el espectáculo y, sobre todo, que se dé cuenta de la diferencia que hay con aquel peleador que en el pasado fallaba frecuentemente en la ceremonia de pesaje.

“Me emociona, ¿cómo no? Es la pelea con la que sueña todo boxeador, me he esforzado mucho, entrené muy fuerte en México, de una victoria depende mi futuro”, abundó Jorge, quien en sus últimas 13 peleas mantiene una foja de 11 victorias, una derrota y un empate, incluyendo las dos victorias sobre Omar Chávez, hijo de Julio César Chávez González, que dieron impulso a su carrera.

Para el californiano, el encuentro ante Páez representa un reto importante, ya que además que será la primera exposición de la diadema que le arrebató a Mauricio Herrera en diciembre, deberá lidiar con la mayor experiencia del nativo de Mexicali, Baja California.

Benavidez, quien lleva cinco años como profesional, solo ha enfrentado a un nombre con experiencia (Mauricio Herrera), por lo que se ha visto poco de su potencial arriba del ring, pues de sus rivales apenas superaban las 15 peleas y si lo hacían, contaban con más de cuatro derrotas.

“El camino no ha sido fácil y me sacrifiqué mucho para estar aquí, para tener un título, no lo voy a dejar en mi primera defensa, vengo más que preparado para enfrentar a un peleador bravo que no sabe ir para atrás”, sentenció Benavidez, quien señaló que un factor importante será su deseo de lucir, ahora que regresa ante la gente y lo verán por primera vez como campeón.

El mexicoamericano detalló que Páez Jr. es un peleador reconocido por su valentía, por no saber dar un paso atrás, pero aseguró que llegó el momento que lo vean ante un peleador con experiencia, pegada y corazón.

“Estoy listo para esta clase de retos, es lo que venía buscando y sé que no defraudaré a mi gente”, finalizó el campeón interino.


Khan quiere a MoneyMay

El ex campeón británico Amir Khan se propuso de nueva cuenta como el siguiente rivalm de Floyd Mayweather, aunque las posibilidades que se dé esa contienda siguen siendo pocas. El inglés ha estado por años tras la pelea, que le significaría la bolsa más grande de su carrera, pero al final Money se ha inclinado por otros oponentes.

En esta ocasión Khan no está dispuesto a dejar escapar la oportunidad, ya que el estadunidense no ha definido al rival que enfrentará en septiembre.

King Khan, quien marcha con una foja de 30 victorias (19 KO’s) y tres derrotas, tiene duelo pactado ante el norteamericano Chris Algieri el 29 de mayo y cree que un triunfo lleno de emoción y espectáculo le abrirá la puerta para concretar el sueño de medirse al mejor del momento.

Amir está dispuesto a todo por enfrentar a Mayweather, a quien aseguró una gran bolsa por la cantidad de fanáticos que lo siguen en Inglaterra, incluso a dejar a un lado su religión, ya que aseguró que está dispuesto a pelear en septiembre, a pesar del Ramadán.

Aún así recalcó que no buscará el pleito con la misma insistencia, pero la posibilidad de que por fin se concrete lo ha hecho pedirlo casi con desesperación.