Vargas quiere lucir

El mexicoamericano ve en Timothy Bradley y en la disputa de la corona que Floyd Mayweather dejó vacante, la oportunidad de demostrar su valía

Jessie Vargas y Timothy Bradley
Jessie Vargas y Timothy Bradley (Tomada de Twitter)

CIUDAD DE MÉXICO

A pesar de la calidad de invicto que mantiene desde su debut en 2008 y ser monarca mundial, el estadunidense de origen mexicano, Jessie Vargas reconoce que aún tiene un largo trecho por recorrer y el encuentro ante Timothy Bradley solo es el inicio de un camino que lo llevará a la posición que busca.

"Voy subiendo poco a poco, lo que he pedido son peleadores de nombre y que sean verdaderos retos para demostrar de lo que soy capaz. Ya me llegó la oportunidad para que me conozca el mundo entero, porque Bradley es reconocido, enfrentarlo y ganarle significaría que ahora sí todos sabrán quién es Jessie Vargas", declaró en entrevista con La Afición el actual monarca superligero de la Asociación Mundial de Boxeo.

Con 26 años, un campeonato mundial y récord invicto, Vargas encarará al experimentado californiano de 31 años, quien solo ha experimentado el sabor de la derrota en una ocasión, en el StubHub Center de Carson, California, el 27 de junio.

"Bradley tiene un estilo medio raro, pero siempre le busco el modo a cualquiera, sea feo o muy estilista, encuentro la manera y eso tengo planeado hacer, me voy a lucir esa noche, eso no me lo va a impedir ni Timothy Bradley ni nadie", abundó el peleador que entrena en Las Vegas bajo las órdenes del ex campeón mundial y peleador activo Roy Jones Jr.

El hijo de padres mexicanos y nacido en Nevada, asegura que tener a un peleador de la categoría de Roy Jones en su esquina le dará las herramientas necesarias para imponerse a Desert  Storm, pues ambos tienen que probar que forman una buena mancuerna, ahora que irán por su primer gran nombre.

“Tengo que enseñar quién soy,como todo mexicano debo mostrar que tengo el talento, el nivel para estar entre los mejores y enseñar por qué soy campeón mundial y por qué voy a conquistar otra división”, agregó.

El mexicoamericano, que mantiene una foja de 26 triunfos, nueve de ellos por nocaut, se medirá a otro peleador que carece de pegada, ahora que Bradley mantiene un récord de 31 triunfos, 12 nocauts, una derrota y un empate.

“La clave del triunfo no solo es pegar con fuerza, para ganarle a Bradley uno no necesita ser más inteligente, sino más rápido, ganarle en los tiempos, enseñarle quién es el peleador más fuerte y entrar con mejor condición que él”, explicó.

Desde que se proclamara campeón mundial, en abril pasado al dar cuenta del ruso Khabib Allakhverdiev por decisión unánime, Vargas ha hecho dos defensas exitosas.

La primera en agosto ante el invicto Anton Novikov, también de Rusia, y la siguiente frente al tijuanense y ex campeón mundial Antonio DeMarco en noviembre en Macao.

“Quiero más nombres, a los mejores y Bradley solo es el inicio, insisto, lucir es mi prioridad, pues de ello dependerá lo que depare para mí el futuro, es complicado, pero quiero la posición que ocupa”, finalizó.