Aparta las críticas

Guillermo Rigondeaux llega con trece victrorias en su historial, ocho por la vía del nocaut, no registra empates ni derrotas

Guillermo Rigondeaux y Sod Kokietgym
Guillermo Rigondeaux y Sod Kokietgym (Top Rank )

Ciudad de México

Con cinco años como profesional, el cubano Guillermo Rigondeaux ya se acostumbró a que deinan su manera de pelear como sin emoción, aburrida o hasta soporífera, a pesar de que en su palmarés tiene dos títulos mundiales y se mantiene invicto.

"Soy el campeón y no tengo por qué cambiar mi forma de pelear. El boxeo es el arte de pegar y que no te peguen y eso es lo que hago. Las criticas han sido duras, pero no veo por qué tengo que cambiar si es efectivo para mí y da resultados", dijo el peleador isleño, quien este in de semana en Macao enfrentará al tailandés Sod Kokietgym en un encuentro donde pondrá sobre la línea las diademas súpergallo avaladas de la Asociación Mundial y la Organización Mundial de Boxeo.

Con la experiencia de más de 10 años como representante amateury 13 peleas en el terreno de paga, y con un palmarés de dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y Atenas 2004, además de dos campeonatos mundiales, el Chacal buscará dominar a un peleador que tiene roja de 63 triunfos, 28 por la vía corta, dos derrotas y un empate.

"Para esta pelea, luego de 10 semanas de entrenamientos, estamos enfocados en honrar mis combinaciones y poder de puños. No tomo nada por sentado con mi rival, pues es un guerrero de gran inteligencia.
Seré más agresivo, buscaré dar una mejor impresión, pero hay que ser claros: he sido campeón mundial y medallista olímpico por una razón, no cometo errores. Buscaré mi pelea y no en la forma que mis rivales quieran", abundó el isleño de 33 años.

Rigondeaux está seguro que sin importar lo que lleve esa noche su rival, podrá adaptarse, pues cuenta con mayor cantidad de recursos y una preparación física impecable que consiguió al lado de su entrenador George Rubio.

"Mi mayor ventaja es la forma en la que entreno, el deseo de ser un mejor peleador y perfeccionar mi técnica. Mi disciplina habla por sí sola, incluso lo que peso cuando no estoy en peleas. Quiero ser el mejor, no importa a quién no le guste. Hay público para todos", sentenció el peleador que de ahora en adelante optará por ser agente libre, ahora que su acuerdo con la promotora Top Rank no generó los frutos que esperaba.