Golovkin quiere 4 peleas en 2015; Canelo en la mira

Los apoderados del kazajo están determinados en pactar peleas de gran magnitud y el mexicano se perfila como uno de sus posibles rivales 

Gennady Golovkin
Gennady Golovkin (AP )

LOS ÁNGELES, Estados Unidos

Gennady Golovkin siempre quiere estar haciendo algo.

Incluso cuando el campeón mundial mediano de la AMB se tomó un respiro de su régimen de entrenamientos Big Bear, California, para pasar una horas en el centro de Los Ángeles la semana pasada para acudir a un partido de la NBA. Pero no pudo evitar de hablar sobre sus expectativas para otro gran año en su ascendente carrera.

Uno de los campeones más activos en años recientes, Golovkin ambiciona una muy rellena agenda de peleas en 2015. La primera será el 21 de febrero contra Martin Murray en Montecarlo.

Golovkin (31-0, 28 nocauts) quiere dispuitar cuatro combates este año, manteniendo el frenético ritmo que lleva desde 2008.

Y luego de 18 victorias seguidas antes del límite y 12 defensas de su cetro, los apoderados del kazajo están determinados en pactar peleas de gran magnitud — y mucho dinero— con Miguel Cotto, Saúl "Canelo" Alvarez, Julio César Chávez Jr., Carl Froch, e incluso Andre Ward — o cualquiera que quiera poner a prueba a Golovkin.

"Yo respeto a todos los campeones, y todos ellos son campeones", dijo Golovkin. "Quiero que el mundo pueda ver mi estilo".

Golovkin considera que se merece una cita con el puertorriqueño Cotto o el mexicano Álvarez, quienes ponderan una pelea entre ambos en mayo. Pero los representantes de Golovkin — Tom Loeffler y la empresa de los hermanos Klitschko— saben que las dos estrellas tienen recelo de medirse contra el noqueador kazajo.

"El pretexto que la gente usa para no enfrentarlo es que representa un enorme riesgo con poca recompensa no tiene fundamento", indicó Loeffler. "Sus rivales se encuentran entre los mejores pagados del deporte gracias a HBO".

Y HBO se ha percatado que cuenta con una estrella en Golovkin, y el canal de televisión paga le ha dado protagonismo prominente en su programación de boxeo. Se trata de un panorama que era impensable cuando Loeffler y el entrenador Abel Sánchez tomaron las riendas de su carrera hace un año.

El objetivo de Sánchez para 2015 es que nadie le rehuya a Golovkin. Sus representantes también esperan capitalizar su condición de retador obligatorio de Cotto por el cinturón del CMB que ostenta el boricua, aunque esas distinciones suelen terciar escasamente a la hora de pactar peleas con grandes bolsas de dinero de por medio.

"En 2015, vamos a llegar al punto que esta gente no podrá seguir con sus pretextos", dijo Sánchez. "Tendrán que subir al ring para pelear con Gennady. Martin Murray es un rival fuerte, pero Gennady sabrá alcanzar otro nivel... Ahí están los rivales para pelear, pero tenemos que hacer que suban al ring".

Golovkin ya es un ídolo en su ciudad adoptiva. Se mudó a Los Ángeles a fines del año pasado con su esposo y pequeño hijo, dejando atrás los inviernos de Stuttgart por un clima de sol constante y surf.

Estuvo a punto de pelear contra Chávez en el Forum a mediados del año pasado, pero Chávez desistió. Loeffler espera que Golovkin pueda conseguir una pelea de alto calibre este, y aguarda una recepción entusiasta en Los Ángeles.

"La gente se está quedando sin pretextos, ya que Gennady aporta ingresos altos ahora", dijo Loeffler. "Me siento optimista de que este será nuestro año del despegue".