ENTREVISTA | POR ERIKA MONTOYA

Francisco Vargas

El capitalino ha sabido que para ganar debe arriesgar, y es lo que ha hecho, ahora que quiere un título mundialista está dispuesto a ir más allá  

Francisco Vargas 'siembra' el terror

Francisco Vargas en un pelea
Francisco Vargas en un pelea (Mexsport )

Ciudad de México

Desde de que anunciaron la contienda ante el ex campeón boricua Juan Manuel López, el prospecto mexicano Francisco Vargas sabía que lograría doblegarlo. Y no se equivocó.

El Bandido se llevó una victoria en tres asaltos sobre un boxeador que por cinco años ininterrumpidos se mantuvo invicto y sembró terror dentro de su división por el poder de su pegada.

"Realmente estoy muy contento. El haberle ganado a alguien como JuanMa López es un gran logro. Sabíamos que era alguien con mucha experiencia, varias veces campeón mundial, y por lo mismo me preparé muy bien. Gracias a eso hicimos la pelea que esperábamos",dijo a La Afición en entrevista el Bandido Vargas, quien sin respeto se midió a un doble monarca mundial que buscaba regresar a las grandes esferas.

Vargas representó a México en los Juegos Olímpicos de 2008 y en el 2010 decidió dar el paso al profesionalismo, al ser firmado por Golden Boy Promotions.

En su primer año ganó las cuatro peleas que tuvo, y así ha acumulado 21 combates, ganando 20 de ellos gracias a su triunfo sobre JuanMa, con solo un empate.

Cuando te ofrecieron la pelea ante Juan-Ma López, ¿qué esperabas del boricua?

Fueron muchas cosas. Saber que él sería mi rival me dio mucha emoción, más que nada porque para mí era la oportunidad que esperaba. Sabía que le podía ganar, sabía que era un peleador que tiene una gran pegada, pero en base a eso trabajé mucha velocidad y defensa. Sabía cómo tenía que pelearle, pues no es muy rápido y pues por ahí estuvo la llave del triunfo. Mi motivación fue mucha, no solo en el gimnasio, también el día de la pelea, pues salí muy concentrado a hacer lo que me dijo la esquina.

Te presentaste en Las Vegas dentro de una cartelera en donde terminaste robándole el show a Saúl Canelo Álvarez, ¿qué significó llevarte todo el reconocimiento?

Emoción pura pues sabía que allá va mucho mexicano y subí con la confianza de un local. Un extra está en la forma en la que me presento. La gente se emociona cuando salgo como un bandido, con mi sombrero y badana. Veo que la gente se emociona y a mí me sube el ánimo. Me dan ganas de regresarles mucho más, pero siempre con la concentración de estar muy listo con ese tipo de rivales que son tan peligrosos.

¿Consideras que enfrentaste a la mejor versión de JuanMa López luego de que en los últimos años ha atravesado una mala racha que lo lleva en ocho peleas a sumar cuatro descalabros?

Claro que sí, JuanMa sigue siendo muy peligroso. La pegada que lo caracterizó ahí sigue, además está la experiencia, él tiene el doble de peleas profesionales que yo. Lo pude contrarrestar por la lona que tengo como amateur (con dos ciclos olímpicos) y todo lo que he aprendido entrenando en Estados Unidos en donde hay boxeadores de todos lados y con estilos muy distintos entre ellos.

Ahora estás bajo la tutela del hermano de Óscar de la Hoya, Joel, ¿por qué entrenaren la Ciudad de México si su gimnasio lotiene en California?

Sí pasé un tiempo allá en Los Ángeles e hice varias peleas. Pero ahora que entramos en confianza él me deja venir a México a entrenar. He demostrado que aunque estoy lejos, hago buenas preparaciones y está contento. Yo tengo oportunidad de estar cerca de mi familia y así puedo estar más tranquilo. Eso sí, hay un compromiso.

Ahora que ya te impusiste a un ex campeón, la mira está puesta en Takashi Miura, el dueño de la corona súper pluma del CMB, ¿buscarás frenar al peleador que ha acabado con los cuatro mexicanos que has enfrentado?

Obviamente. Quiero ser campeón del mundo y por eso estoy trabajando así. He hecho sacrificios importantes para llegar a este punto y seguiré trabajando. Miura o cualquiera que tenga el cinturón es la meta y si es necesario pelearé con quien sea para convertirme en su retador obligatorio. No descansaré hasta lograrlo.