‘Money’ no es el único

Floyd Mayweather se ha inclinado por enfrentar a rivales que representan un reto menor, algo que otros han hecho

Floyd Mayweather, Julio César Chávez y Muhammad Ali
Floyd Mayweather, Julio César Chávez y Muhammad Ali (AP)

Ciudad de México

Mientras que el multicampeón Floyd Mayweather presentará hoy de manera oficial en Los Ángeles su pelea ante el ex campeón Andre Berto, pactada para el 12 de septiembre en Las Vegas, Nevada, las críticas en torno al nuevo rival del número uno de los libra por libra van en aumento.

En 19 años como profesional, Floyd —quien se ha caracterizado por tomar decisiones unilaterales respecto a la mayor parte de sus contrincantes— ha sorprendido con nombres que ponen en entredicho qué tan grande puede llegar a ser su legado en el mundo del boxeo, ya que aunque los récords dicen que los encuentros no son disparejos, hay elementos que lo favorecen arriba del cuadrilátero como la edad, estatura, peso o incluso calidad boxística.

Con nombres como el del ex campeón mexicano Juan Manuel Márquez, el ex campeón Víctor Ortiz, el argentino Marcos Maidana, Robert Guerrero y ahora Andre Berto, El Rey de los Libra por Libra ha logrado levantar críticas que duran hasta el día de la pelea que, de paso, lo mantienen relevante y al final el nivel del reto le garantiza su lugar dentro de lo mejor del boxeo.

A pesar de que insiste en que ha sostenido grandes batallas, un verdadero riesgo no se le presenta desde 2007, cuando enfrentó a Óscar de la Hoya en un pleito apretado, que terminaron resolviendo los jueces a favor del Money con una decisión dividida, y tampoco ha sido visiblemente lastimado, aunque fuera por un par de segundos, como lo estuvo en 2014 frente a Marcos Maidana.

La última pelea de Mayweather, ante Manny Pacquiao, no logró ser el reto que se esperaba, y con una cómoda decisión unánime dio cuenta de aquel de quien se pensaba podría meterlo en aprietos.

Ahora que está a punto de finalizar su contrato con Showtime, mismo que hace dos años le generó una ganancia de 250 millones de dólares por seis peleas, Floyd busca no correr más riesgos de los necesarios, y posiblemente romper la larga racha sin obtener un nocaut (cuatro años), ante un rival que en sus últimas seis salidas ha sido derrotado en tres ocasiones y sus tres victorias ha sufrido para imponerse ante rivales de mediano nivel, como ante Josesito López.

Pero Floyd no es el único que ha optado por peleas de preparación cómodas, personajes históricos como Muhammad Ali, Ray Leonard o incluso Julio César Chávez González eligieron a un rival que a más de un crítico le provocó levantar las cejas. The GOAT decidió enfrentar a Jean-Pierre Coopman en 1979. En calidad de dos veces campeón del mundo y deportista más popular del momento, Muhammad Ali optó pelear con el belga, quien a pesar de un récord aceptable, en su vida nunca había peleado fuera de Europa y jamás había disputado un campeonato. El resultado fue predecible: nocaut en cinco rounds y Coopman jamás pudo obtener otra oportunidad mundialista.

Sugar Ray Leonard enfrentó a Bruce Finch en 1982. Finch fue un peleador con una buena carrera que llegó a encarar al verdugo de los tres únicos peleadores que habían logrado acabar con él. Sin el nivel ni herramientas necesarias, cayó con un rotundo nocaut técnico en tres rounds, optando por el retiro siete peleas después.

El gran campeón mexicano no se salvó de tomar una decisión así. En 1990, ya como campeón superligero de la AMB y del CMB, Chávez González decidió tomar dos peleas tranquilas después de haber vencido a Meldrick Taylor.

El campeón sinaloense enfrentó al ghanés Akwei Addo y al estaduniense Russell Mosley, dos peleadores que no superaban las nueve peleas profesionales. En ambos casos terminó las acciones en menos de nueve minutos.