Floyd Mayweather se puso bravo

El boxeador se dijo cansado por las críticas y dejó en claro que nadie está obligado a ver sus peleas

 Floyd Mayweather, Jr. y Andre Berto
Floyd Mayweather, Jr. y Andre Berto (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Floyd Mayweather dejó salir la molestia que hace mucho no aparecía y explotó: "Siempre habrá críticas, pero si no quieren ver la pelea, no lo hagan, no es obligatorio. Si no quieren escribir sobre ella, tampoco es obligatorio, ya dije que me retiraré, aunque nadie lo entienda; nadie está en mis zapatos y solo yo debo entender las razones".

Mayweather ofreció una conferencia de prensa para compartir los últimos detalles promocionales sobre el duelo que sostendrá ante Andre Berto en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada el 12 de septiembre, pero mostró que las críticas no le han sentado bien, en especial si se cuestiona las razones de su retiro, justo cuando más dinero genera.

"Mi salud es lo más importante, por eso me retiro, no extrañaré nada del boxeo, porque estaré cerca", trató de explicar el peleador de 38 años, quien insistió en que después de Berto colgará los guantes.

El boxeador norteamericano mostró molestia también al hablar de una posible pelea de revancha ante púgiles como el mexicano Saúl Álvarez, el boricua Miguel Cotto o incluso Manny Pacquiao.

"Alguien que sabe debe recordar lo que les hice, habían llevado a un lugar al que no le correspondía a Pacquiao y los desengañé, me llamaron cobarde e hice que se comieran sus palabras, soy el mejor de todos y lo seré hasta que muera", agregó.

Luego de 19 años como profesional, más los que acumuló como amateur, Mayweather aseguró que esta vez no regresará del retiro, tal y como lo hizo en 2009.

"Todas y cada una de mis peleas fueron importantes para llegar al punto donde estoy, cumplí con lo que tenía que hacer y ahora se trata de autoconservación", explicó Money.

El residente de Las Vegas detalló que hasta ahora no ha sido buscado por el MGM con motivo de la inauguración de la arena que pretende abrir para 2016 y aunque así lo hiciera, evitaría el compromiso, porque se enfocará en nuevos proyectos ya fuera del ring.

"Ahorita tengo enfrente a Berto, un rival que no tiene nada que perder y por eso he trabajado muy duro, mucho más que para el duelo ante Pacquiao. Hay muchos negocios que me rodean, una tienda exclusiva de ropa con mi ex esposa Melissa, una línea de maquillaje con Bad Medina y mi promotora musical con Al Haymon, así como una de boxeo", ­ finalizó.