El reto más grande de Fernando Montiel

El oriundo de los Mochis esperó cuatro años para volver a disputar un campeonato del mundo; el 14 de octubre, tiene la oportunidad ante Lee Selby 

Fernando Montiel
Fernando Montiel (Mexsport)

Ciudad de México

Luego de abrirse camino a golpe limpio por cuatro años, el mochiteco Fernando Montiel está a las puertas de darle un gran cierre a una carrera de 19 años el próximo miércoles, cuando enfrente al inglés Lee Selby por la corona mundial pluma de la Federación Internacional de Boxeo en Glendale, Arizona.

El Kochul encarará su vigesimosegunda pelea de campeonato mundial, con la intención de quitar el sabor amargo que le dejó el combate ante el filipino Nonito Donaire hace cuatro años que terminó en un sorpresivo nocaut y que le restó a su carrera.

"Para mí es muy especial esta pelea, no solo porque es de campeonato, sino porque es algo nuevo, pues me juego la posibilidad de conquistar la cuarta división, ganarle a un auténtico campeón mundial sería de lo más meritorio para mi carrera, no he dejado nada en el aire, he trabajado muy concentrado y enfocado en el duelo; el trabajo físico ha sido clave y me ha puesto en una condición magnífica", dijo el sinaloense, quien hoy sale rumbo a Estados Unidos para su cita con el monarca, quien busca su primera defensa.

"Selby es un excelentepeleador, maneja muy bienlas manos y las piernas, perole falta experiencia” 


Llegar a esta posición no fue sencillo, has tenido una espera de cuatro años para disputar de nuevo un título...

Estuve picando piedra, todo inició desde mi derrota con Nonito Donaire hasta la del Vikingo Terrazas (ambas en 2011), que fueron baches por los que todo el mundo pasa; pero no porque haya perdido esas dos peleas significa que esté acabado, tengo 60 combates, aunque no tengo las millas que otros boxeadores. Soy un veterano joven que no está golpeado, que tuviera esas derrotas no significa que mi carrera esté terminada, durante este tiempo me puse pruebas para ver cómo me sentía y si me retiraba o no, las superé gracias al trabajo de gimnasio y a que mis reflejos están intactos.

Hablando de Nonito Donaire, ¿consideras que el fantasma de ese nocaut hasta la fecha te afecta en la credibilidad ante el fanático?

Esa pelea la tengo muy clara, fue nada más un golpe de suerte, así la tengo catalogado y así la quiero pensar, sé por qué pasó y entiendo que son circunstancias, pero a varios grandes campeones los han noqueado de manera contundente y lograron cosas fascinantes, históricas; todo el mundo me pone en un parámetro, pero para mí, Nonito no lo es, quedó en el pasado.

Lee Selby es la oportunidad perfecta para dejar claro que tu carrera todavía no ha acabado...

Si él tiene la idea de que estoy golpeado por las peleas perdidas, está muy equivocado; Selby se va a topar con pared porque esas derrotas ya quedaron atrás, Selby será un combate más, un reto por cumplir y lo que me propongo, lo trato de lograr arriba del cuadrilátero.

Este duelo es de contrastes, esta vez te toca ser la experiencia, chocando con la juventud. ¿Qué carencias notas en el campeón que puedas aprovechar?

Muchos dicen que nunca ha peleado en Estados Unidos, que siempre le toca ser el local, pero yo nunca había peleado en Japón, fui y gané, eso para mí no es una ventaja, arriba del ring solo estaremos dos. Respeto mucho su carrera, pero ha peleado con cierto tipo de peleadores que si los comparas con mis rivales, hay diferencias claras de nivel, me he medido con boxeadores más experimentados y con más hambre. Tal vez a Selby le hace falta ese tipo de peleas para curtirse en grandes ligas y yo duré 10 años como campeón mundial, piensan que voy a ir a pelear en corto, a meterme en su guardia por la estatura, pero le tengo varias sorpresas preparadas; lo que buscaré es hacerlo sentir incómodo y no darle la iniciativa, con la experiencia.

¿Quién arriesga más esa noche en Glendale, Arizona tú o Lee Selby?

Podrían decir que yo no pierdo nada, pero también arriesgo mucho, de perder haría que mi carrera se vaya a pique, pero en mi cabeza no cabe esa palabra; por el contrario, él no perdería tanto, solo el título, pero es un boxeador joven, que tiene mucho talento, podría ser campeón de nuevo en algún otro momento, aquí los dos tenemos mucho que perder.