Clase de boxeo

Erislandy Lara mostró con pocos golpes y una muy buena defensa que no es necesario tener una pegada demoledora y venció con tarjetas de 115-112, 116-111 y 116-111 al armenio Vanes Martirosyan

Erislandy Lara celebrando el triunfo sobre Vanes Martirosyan
Erislandy Lara celebrando el triunfo sobre Vanes Martirosyan (AFP)

Ciudad de México

Erislandy Lara defendió con maestría el fajín mundial superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo ante el armenio Vanes Martirosyan usando el estilo cubano, pero sin emocionar a los fanáticos.

En duelo de revancha Lara acabó con la paciencia del armenio Vanes Martirosyan y por 12 episodios logró dejar enredados entre su guardia los furiosos embates de un peleador que quería llevar la pelea al terreno corto y tuvo que quedarse con las ganas.

Frustrado a pesar de que lanzó embates a diestra y siniestra, además de que trabajó zonas blandas, Martirosyan terminó perdiendo la cabeza para el último tercio de la pelea, pues vio que nada de lo que había realizado fue efectivo.

"No quiso pelear, no puede hacer más", dijo el armenio que sumó su tercer descalabro con tarjetas de 115-112, 116-111 y 116-111.

Lara mostró con pocos golpes y una muy buena defensa que no es necesario tener una pegada demoledora, pero a pesar de demostrar su destreza no fue suficiente para emocionar a los aficionados que terminaron lanzando sonoras rechiflas.

Tras la contienda el peleador cubano aseguró que su meta está en cerrar un duelo de revancha ante Saúl Álvarez o en su defecto subir de división para retar a Gennady Golovkin.

Gemelos y campeones

La noche del sábado los hermanos Charlo lograron hacer historia al convertirse en el primer par de gemelos en reinar de manera simultánea. Jermell y Jermall se quedaron con el título del Consejo Mundial de Boxeo y de la Federación Internacional de Boxeo.

Una combinación de derecha e izquierda de Jermell Charlo al rostro de John Jackson lo desconectó al octavo round y le valió el llevarse el título vacante del Consejo Mundial de Boxeo.

En una pelea que iba ganando, gracias al boxeo y el saber cortar el ring, Jackson vio sepultadas las esperanzas de coronarse monarca y de arrebatarle el invicto al estadounidense por el error de bajar la guardia y encontrarse con un volado que lo dejó lastimado.

Viendo que era su oportunidad, Jermell se lanzó a acabarlo y tras dejarlo noqueado de pie, el réferi se vio obligado a tener las acciones al octavo round. Charlo mejoró su foja a 28-0 con 13 nocauts.

En el caso de Jermall Charlo, el monarca de la Federación Internacional de Boxeo, logró defender por tercera ocasión la diadema al dar cuenta por decisión unánime al estadounidense Austin Trout.

Charlo logró imponerse durante los ocho primero rounds y aunque bajó para el último tercio del encuentro, le alcanzó para llevarse la victoria.