Deontay Wilder, un campeón, una realidad

 Wilder no teme llegar como visitante a Rusia, y quiere demostrar por qué se coronó monarca mundial


Deontay Wilder
Deontay Wilder (Reuters )

Ciudad de México

Deontay Wilder no quiere seguir los pasos de figuras como Floyd Mayweather, quien nunca abandonó Estados Unidos y su legado tuvo como sede apenas 11 estados.

 Quiere construir una historia diferente y probarse, demostrar a sus críticos que tiene una corona mundial por algo. “Soy el campeón de los pesos completos y estoy construyendo mi legado, quiero que se hable de mí por el mundo, que vean que soy un peso completo fuerte, atlético y veloz; estoy preparado para hacer historia donde sea, porque es mi momento, no siempre se darán las cosas como quiero y esta vez me tocará viajar a Rusia, pero no tengo inconveniente, sé adaptarme a todo”, dijo en teleconferencia el actual monarca del Consejo Mundial de Boxeo.

En lo que será su cuarta exposición, The Bronze Bomber viajará a Moscú para enfrentar el 21 de mayo a su retador Alexander Povetkin, luego que su promotor perdiera la subasta y se viera obligado a viajar para conservar su corona.

“No hay preocupación por viajar, al contrario, me quita la presión, todos los fanáticos estarán con él, esperando su victoria, presionándolo, me adapto no solo a las costumbres, también a la comida. Será una buena experiencia de la que aprenderé mucho y aunque la pelea no será sencilla, sé que haré mi trabajo, demostraré que soy mejor”, abundó. Wilder, quien se ha preparado en su natal Alabama, habló de que lo más complicado de su preparación ha sido la espera porque llegue el momento de subir al ring, porque aseguró que se siente preparado desde hace varias semanas y tener que aguardar lo desespera.

“No es fácil, ya quiero enseñar de lo que soy capaz, siempre han tenido alguna excusa para quitarme el crédito cuando gano, ¿pero qué pasará cuando gane en Rusia? Es lo que quiero saber, mi meta es noquear a Povetkin, tengo confianza en que lo haré, pero si se me negara, lo que haré será abusar de él, hacer de mi victoria algo claro, porque soy mejor peleador”, explicó el estadunidense.

 El ex peleador olímpico, medalla de bronce en los Olímpicos de Pekín 2008, explicó que su meta es demostrar que los pesos completos están teniendo una renovación atractiva para el fanático, dando emoción con potentes nocauts de boxeadores que no solo se enfocan en un golpe, sino que su físico les da para tirar una buena cantidad de golpes con la rapidez necesaria.

“Hasta ahora no he tenido la situación que me lleve al siguiente nivel, en donde pueda mostrar de lo que soy capaz, lo que sé es que hasta ahora el fanático no me ha visto en todo mi esplendor, sé que vienen grandes cosas y la mejor parte de mi carrera, así que no deben perderse mi pelea”, finalizó el norteamericano, quien marcha invicto en 36 encuentros con 35 nocauts.

Morales, por más historia

En las manos del tijuanense Iván Morales está el sumar más brillo a su apellido.

 Este sábado en Gales, el hermano menor del los ex monarcas Érik y Diego irá por su primera oportunidad mundialista ante el campeón Lee Haskins, en un duelo en el que estará en juego la corona gallo de la Federación Internacional de Boxeo.

 Un triunfo del Niño Maravilla podría llevar su apellido junto al de los hermanos Kameda (Daiki, Koki y Tomoki) quienes fueron el primer trío de monarcas en la historia del boxeo moderno.

“Es un sueño hecho realidad, por mucho tiempo lo esperé y no puedo estar mejor preparado y con más motivación”, dijo el peleador de 24 años, quien tiene una foja de 29-1, con 17 nocauts. El mexicano aseguró que a pesar que llega en calidad de visitante y sabe del prestigio de Haskins no subirá con respeto al ring, porque es consciente que para salir de ahí con una victoria tendrá que sostener una guerra, para evitar ser víctima de los jueces.

 “Es un honor pelear ahí, es una gran motivación estar en el país del campeón y tener la oportunidad de adueñarme del título, la pelea no será sencilla, pero no voy con temor, al contrario, a mostrar qué tanto he crecido como boxeador y que merezco ser campeón mundial”, explicó Iván, quien perdió su invicto el año pasado al caer ante Édgar Jiménez por decisión mayoritaria.

 Iván aseguró que la inspiración para este momento son sus hermanos Érik y Diego, quienes tuvieron grandes trayectorias en el boxeo. Luego de una carrera de 19 años, El Terrible logró conquistar cuatro categorías y siete campeonatos del mundo; mientras que Pelucho fue campeón supermosca de la Organización Mundial de Boxeo.

 “Me siento muy motivado por todo lo que estoy viviendo, me tocó ver a mis hermanos cuando era pequeño y siempre deseé llegar a este momento, ellos sostuvieron guerras y ahora me toca a mí, no hay forma en que falle, me preparé a fondo para evitar cualquier sorpresa, este es mi sueño y lo voy a cumplir”, finalizó El Niño Maravilla.