Defensa de campeón

A pesar de una fractura en la mano derecha, el monarca Deontay Wilder sometió al mexicoamericano Chris Arreola en Alabama

Deontay Wilder sometió al mexicoamericano Chris Arreola en Alabama
Deontay Wilder sometió al mexicoamericano Chris Arreola en Alabama (Reuters )

Ciudad de México

Una fractura en la mano derecha no le impidió al monarca de los pesos completos, Deontay Wilder, retener la diadema del Consejo Mundial de Boxeo con un nocaut en ocho rounds sobre el mexicoamericano Chris Arreola,

Ayer en Alabama, el monarca de dos metros de estatura dio una exhibición sobre el ring de la arena Legacy de Birmingham y retuvo la diadema que conquistó hace un año a pesar de la fractura y una gran torcedura del músculo del bíceps derecho.

"Yo quería consentir a mi gente con un nocaut mucho antes, pero la fractura no me dejó. Por eso usé tanto el jab... esta noche mostré lo que hace un verdadero campeón. Nada me detendrá, ni una mano fracturada", dijo el peleador que además mantuvo la calidad de invicto para mejorar su récord a 37-0-0.

Bronze Bomber inició la contienda con tranquilidad, usando el jab como su mejor herramienta para mantener alejado a un retador que buscó utilizar la distancia corta para conectar sus mejores golpes.

Pero a pesar de los fuertes embates y los intentos por acorralar al campeón en las cuerdas, La Pesadilla Arreola no encontró la forma bloquear los fuertes volados que lo obligaron en varias ocasiones a dar un paso atrás e intentar boxear.

"Vine desde muy lejos, mi camino ha sido muy largo y no importa cuanto me tenga que esforzar. Mi meta es la unificación de la división completa, ser el rey de la división sin duda", abundó el campeón.

Ante poco más de 11 mil 970 aficionados, Wilder mantuvo el control de inicio a fin. Ejerciendo la batuta en tiempos, distancias y ritmos a partir del segundo round, luego de permitirse un primer round sólo para estudiar a su rival número 37.

En el cuarto round, Wilder mandó a la lona a Arreola con un volado a la mandíbula que entró justo en el hueco que tenía su guardia. Desmadejado en la lona, Arreola buscó la forma de levantarse, y a pesar de sentirse lastimado, se las ingenió para cerrar totalmente su guardia y aguantar un vendaval de golpes que duró 22 segundos antes de que sonara la campana que los mandó a descanso.

"Arreola es un tipo muy valiente que aguantó el castigo. Lo corté en el segundo round, del ojo y después de la nariz y aún así seguía para adelante buscando la pelea", explicó Wilder, quien llegó un momento, en el que sabiendo tenía el control completo, bajó la intensidad del duelo.

"El boxeo no se juega, yo peleo. Y baje el ritmo por la mano, pero tenía muchas ganas de salir con un nocaut ante mi gente", abundó.

El desenlace del duelo llegó en el octavo round cuando el equipo del mexicano y el referi determinaron que el castigo era demasiado, y viendo que Arreola a penas y se mantenía de pie, no había forma en al que se recuperaran en las tarjetas y mucho menos que llegara un nocaut.

Con este descalabro, Arreola sumó su tercer descalabro por la vía del nocaut, las tres en peleas por título mundial, cinco en total, para dejar su foja en 36-5-1.

Wilder, por su parte, aseguró que tras su recuperación buscaría la unificación de coronas con los otros dos campeones reinantes.