Una oportunidad completa

Por años el boxeo no fue su prioridad y eso era evidente cada que se subíaa pelear, al no dar el rendimiento adecuado, pero Cristóbal Arreola cambióde mentalidad ante la chance de volverse campeón mundial de los pesados 

Cristóbal Arreola
Cristóbal Arreola (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

Cristóbal Arreola, hijo de padres mexicanos y ex contendiente a la corona mundial de los pesos completos, sabe que no puede volver a desperdiciar una oportunidad y por eso cambió para no desaprovechar la revancha ante el haitiano Bermaine Stiverne, una chance no solo de vengar una derrota, sino también de cumplir el añejo deseo de convertirse en el primer peleador con sangre mexicana en ser el sucesor de Vitali Klitschko.

El púgil de 1.93 metros de estatura buscará imponer su tamaño y peso sobre la velocidad de manos y destreza que maneja Stiverne, actual monarca plata de la división, cuando el fin de semana se encuentren en el ring del Galen Center de Los Ángeles, California. 

"Esto es algo que había esperado desde hace cinco años. Mi primera oportunidad llegó en un punto en el que yo no tenía la suficiente madurez para encararla y por eso fui vencido por (Vitali) Klitschko, pero ahora todo es diferente. Voy a dar la pelea de mi vida", dijo a La Afición el peleador de 33 años de edad que tiene un récord profesional de 36 triunfos, 31 por la vía rápida, y tres descalabros.

El camino de Stiverne tampoco ha sido llano, pues el isleño de 35años tiene esperando por la peleade título cerca de cuatro años."Estoy feliz por ser parte de esto. Cada vez el tiempo se acorta y yo busco hacer historia. Primero en traer de vuelta el título a América y convertirme en el primer haitiano en ser campeón completo", dijo el peleador de 1.83 metros que en 25 peleas solo ha sido superado en una ocasión.

Arreola explicó que la noche de este sábado ambos boxeadores demostrarán mucha hambre, pues es el momento ideal para alzar la corona mundial que por años estuvo monopolizada por el gigante europeo, ahora retirado y dedicado a la política.

"No hay nada más peligroso que un peleador con ganas de demostrar y tanto Stiverne como yo tenemos mucho por enseñar. Esta es una pelea muy importe para nosotros pues se juega historia y yo quiero hacer historia por mi gente, mi gente mexicana", dijo el peleador criado en California y quien reconoció que la inmadurez que le hizo fracasar ante Klitschko fue reemplazada por compromiso en el gimnasio y deseos de ser el mejor exponente.

"Lo lograré de nuevo (la victoria) y mucho mejor. No iré al ring pensando que será mi última pelea. Me preparé para cualquier estilo que traiga Arreola. Lo que sea que muestre esa noche podré manejarlo. Creo que Arreola estará en buena forma física por lo que espero que saque lo mejor de mí. Entre mejor esté preparado, más grandes serán sus problemas", sentenció el afroamericano.

La Pesadilla Arreola, como sele conoce a Cristóbal, aseguró que su trabajo de gimnasio fue impecable y que para esta ocasión el peso no será un factor en su contra, pues ahora trabajó para llegar en mejor condición pues no subió demasiado de peso.

"Los tiempos han cambiado y ahora sé que las peleas se ganan en el gimnasio. Este fin de semana seré un mejor hombre. Contra Bermaine perdí la última vez porque esa noche yo fui el idiota y permití que Bermaine llegara en mejor condición. Pero esta vez se encontrará con otro tipo de rival y si lo llego a ver lastimado no lo dejaré escapar, lo noquearé", analizó Arreola.