Cleto Reyes, una fábrica de guantes de boxeo para campeones

Hoy día más de 100 trabajadores fabrican los famosos guantes de Cleto Reyes en las plantas que la empresa tiene en Ecatepec y en Toluca, cerca de la capital mexicana

CIUDAD DE MÉXICO

Alberto Reyes está retirado del negocio cotidiano, pero tratándose de la fábrica de guantes de boxeo de su familia le gana la pasión.

Las nuevas empleadas se sorprenden con frecuencia cuando el jefe, de 62 años, llega de traje y corbata y se sienta delante de la máquina de coser para decirles cómo guiar el cuero o dónde colocar la aguja.

Desde hace más de 70 años, la firma Cleto Reyes produce en México guantes con los que han peleado grandes campeones de boxeo. Mike Tyson y Floyd Mayweather los han usado, igual que Manny Pacquiao o el legendario Muhammad Ali.

En 1978, después de una derrota ante Leon Spinks, Ali encargó un par de guantes Cleto Reyes pese a que había firmado un acuerdo de patrocinio con Everlast, la competencia. Se empeñó en que quería usar los guantes mexicanos para la revancha, así que su entrenador les tapó la marca.

"Durante la pelea se despegó la cinta que le había puesto y todo el mundo pudo ver nuestro nombre", recuerda Alberto Reyes. Ali ganó. Fue la última victoria de su carrera profesional.

El padre de Alberto, Cleto, empezó a hacer guantes para boxeadores amigos y entrenadores en 1938. Poco antes, él mismo había disputado una pelea amateur.

"Recibió unos golpes tremendos y nunca más quiso subirse al ring", dice su hijo. "Pero la fascinación por el deporte le quedó".

En una pelea entre Ike Williams y Juan Zurita en 1945 los guantes de la familia Reyes se usaron por primera vez en un combate por un título mundial.

Los años 1960 fueron la época dorada del boxeo mexicano. Peleadores como Zurita, Joe Conde y Rodolfo Casanova lograron grandes triunfos con los guantes de Cleto Reyes. "Fueron nuestros embajadores, los que hicieron famoso nuestro nombre en todo el mundo", dice Alberto Reyes.

Hoy día más de 100 trabajadores fabrican los famosos guantes de Cleto Reyes en las plantas que la empresa tiene en Ecatepec y en Toluca, cerca de la capital mexicana. La empresa vende cada año unos 25 mil pares, muchos menos que sus grandes competidores, Grant, Everlast y Lonsdale.

"Nuestros clientes son sobre todo profesionales. Entre los amateurs no tenemos tanta demanda porque el precio es bastante alto", cuenta Alberto Reyes. Un par de guantes cuesta en México 1.290 pesos (unos 80 euros), mientras que en Europa algunos modelos se venden a más de 200 euros.

Lo particular de los guantes Cleto Reyes es su relleno. Además de gomaespuma, llevan cerda. "Mientras que la gomaespuma vuelve a su estado original enseguida después de cada golpe, la cerda se torna cada vez más dura en el transcurso de la pelea. Eso les gusta a los boxeadores", afirma Alberto Reyes.

Pero no quiere decir que pelear con los guantes de Cleto Reyes sea peligroso. Por el contrario, como no ceden tanto como los modelos que tienen sólo gomaespuma, se genera menos de la vibración posterior al golpe que podría causar daños cerebrales.

Fabricar unos guantes Cleto Reyes lleva alrededor de una hora y media. Primero se cortan el cuero y las partes de gomaespuma con patrones y luego se cosen las distintas piezas. Después se rellena una parte interna con cerda y para finalizar se planchan con grasa las arrugas del guante terminado.

"Aquí todo es hecho a mano, por eso no nos podemos expandir de manera ilimitada", dice Alberto Reyes. "Es muy difícil encontrar buen personal".

Aunque la empresa ya tiene dos fábricas y más máquinas que nunca, apenas alcanza a satisfacer la demanda. "Siempre es más la demanda que nuestra capacidad de producción", afirma.

Después de 40 años de trabajo, Alberto Reyes decidió retirarse del negocio operativo. La firma Cleto Reyes está ahora en manos de una tercera generación: sus hijos Magdalena, Elisabeth y Alberto.

"Desvincularme del todo es algo que no puedo", dice el patriarca, y cuando le entra la nostalgia, se sienta delante de la máquina de coser y les enseña a las nuevas empleadas cómo se hace un guante de boxeo.