‘Chocolatito’, por las nubes

Esta semana el peleador nicaragüense fue elegido por varios rankings como el sucesor al trono de Floyd Mayweather; es el primer peso pequeño en lograrlo en décadas

Román González
Román González (FOTO: CORTESÍA ALMA MONTIEL/CMB)

Ciudad de México

De pequeño Román González practicaba boxeo golpeando bolsas de leche amarradas a un árbol de guayabas que estaba afuera de su casa. 20 años después, el nicaragüense de apenas 1.55 metros de estatura se abrió camino a puño limpio a la cima, aprovechando la ausencia de Floyd Mayweather.

El Chocolatito González fue exaltado esta semana como el campeón mundial libra por libra, gracias a 10 años de trabajo en los que conquistó tres divisiones (mínimo, minimosca y mosca), sostuvo 13 peleas de campeonato, tras las que, a pesar de la resistencia de sus rivales, ha logrado llevar su récord profesional a 43-0, con 37 nocauts.

"Este triunfo no es solo mío, es también gracias al público, pues gracias a él he podido pelear más en Estados Unidos y darme a conocer, me dieron la oportunidad de subir para llegar a esa grandeza que busco y no les fallaré, pues seguiré enfocado en mi carrera, haciendo lo mejor que pueda", dijo en entrevista con La Afición el peleador, quien se prepara para enfrentar al veterano Brian Viloria el 17 de octubre en su debut en el Madison Square Garden de Nueva York.

Hace mucho que no se veía a un latinoamericano en la cima de los libra por libra, sin duda el conseguirlo no fue nada sencillo

No fue para nada fácil, vengo de una familia muy humilde, pero trabajadora, la motivación más grande que he tenido en mi vida es sacarla adelante y por eso el hambre no se me quita; entrenar para una pelea de campeonato es difícil, es mucho el sacrificio, pero al ‑nal vale la pena, pues gracias a ese trabajo he conquistado lo que tanto he deseado.

"Lo que me mantiene enfocado es no olvidar de dónde vengo"

He luchado por casi 10 años para mantenerme como campeón del mundo y ahora me está costando más, porque sé que vienen peleas más difíciles. He pasado momentos complicados, pero el superarlos me hace sentir que puedo con cualquier cosa, cada levantada a las 4 de la mañana, cada dieta y el trabajo en el gimnasio valen la pena cuando sé que represento dignamente a mi país.

Normalmente cuando un boxeador tiene las condiciones en las que estás, (invicto, campeón del mundo y con varias categorías conquistadas) se siente invencible, se distrae y termina por perder el enfoque. ¿Qué te tiene con los pies bien plantados?

Me acuerdo de lo mucho que me ha costado llegar donde estoy, no he olvidado que vengo desde abajo, donde uno realmente no tenía nada, a muchos les pasa que cuando ya lo tienen todo olvidan cuánto fue lo que les costó y se pierden, yo no. Mi sueño no es acumular cosas materiales, sino sumar más campeonatos del mundo y triunfos, conquistar más peleas. También aprendí a ser sencillo, seguí humilde, eso me mantiene en el gimnasio y me ha llevado al éxito. Nunca me imaginé llegar al nivel donde estoy, pero ahora no olvido el valor de las cosas y por eso las cuido mucho.

Hasta el momento las tres divisiones en las que has militado has acabado con la competencia, tal vez la estatura no te dé para invadir cuatro divisiones más, pero ¿a qué punto te gustaría llevar tu carrera?

Seguir ganando, trabajando y si Dios me da la oportunidad de conquistar una cuarta división, bendito será; todo ha venido por Él y sé que estará conmigo cuando suba al ring el próximo 17 de octubre para enfrentar a (Brian) Viloria, porque será uno de esos combates complicados en mi carrera.

“Mi familia y mi invicto son lo que me motiva a seguir trabajado en el gimnasio”

Por 43 peleas has mantenido tu récord sin mancha, ¿aún te genera presión el mantener ese cero en tu foja?

Ese cero me llegará a preocupar cuando no entrene para una pelea, pero mientras practique llegaré en buenas condiciones para defenderlo sin problemas, uno va haciendo el trabajo, si lo llego a perder en plenitud será porque mi adversario fue mejor, pero mientras, no tengo temor, al contrario es una motivación muy grande en mi vida para seguir trabajando.

Brian Viloria es un veterano con mucha lona recorrida y representa una amenaza a la posición que tanto trabajo te costó. ¿Cómo pelearle a alguien así?

Lo hemos estudiado y llegamos a la conclusión que algo efectivo será el contragolpeo y la inteligencia, Brian es un peleador duro que no teme el intercambio, no será sencillo, al contrario, será muy difícil, pero estoy seguro que nuestros estilos nos llevarán a hacer la mejor pelea de esa noche en Nueva York.