Chávez sin hambre

El promotor Bob Arum dice que una mezcla de desinterés y malos asesoramientos tienen la carrera del hijo de Julio César en el limbo

Julio César Chávez Jr.
Julio César Chávez Jr. (Mexsport)

Ciudad de México

Si alguien conoce bien a Julio César Chávez Carrasco es Bob Arum, el promotor estadunidense que acogió al de Sinaloa como miembro de su equipo desde su debut en el profesionalismo y que no solo lo representó, sino que le abrió el camino rumbo a un campeonato del mundo.

Tras 11 años de relación, pero ya con una demanda de por medio, el neoyorquino, quien tiene más de cinco décadas representando boxeadores, habló con La A­fición sobre los problemas que tiene con el hijo de Julio César Chávez González y pronostica el futuro del peleador en caso de seguir siendo "mal aconsejado".

"Está desperdiciando mucho tiempo, decepcionó a varios cuando se negó a entrenar de buena manera para su pelea con Sergio Martínez, esa noche, excepto el último round, fue golpeado en cada uno de los 11 anteriores. Luego peleó con (Brian) Vera y mucha gente pensó que perdió, por eso lo tuvo que volver a enfrentar. Realmente su carrera no está prosperando porque ha sido distraído por muchas personas y no está concentrado en prepararse y entrenar", declaró.

Arum explicó que las razones por las cuales el mexicano de 28 años no puede recuperar la calidad de campeón obedecen a un problema de actitud y no a falta de aptitudes.

"Tiene la habilidad boxística para realizar el trabajo al máximo nivel, pero no tiene el deseo para hacer el sacrifi­cio que se necesita para desempeñarse en lo más alto del deporte. Demostró ante peleadores como Andy Lee que es capaz de pelear bien, pero no toma con seriedad las cosas en el gimnasio y eso se ve reflejado en el ring. Es una lástima, pues no todos tienen las facilidades que él tiene", detalló el promotor que dirigió las carreras de peleadores legendarios como Muhammad Ali, Marvin Hagler y Roberto Manos de Piedra Durán.

SIGUE EL PROBLEMA

La última presentación de Chávez Carrasco fue en marzo pasado, en duelo de revancha con Brian Vera, y ahí se detonaron las diferencias con su promotor, ya que Julio argumentó que con esa pelea culminó el contrato que tenía con Arum, mientras que el empresario lo negó.

"Aún tiene una pelea por cumplir para acabar con el contrato, le hemos ofrecido varias peleas grandes y las sigue rechazando. Descartó a Gennady Golovkin, luego a Carl Froch y ahora propusimos a Gilberto Ramírez, con quien podría hacer una buena cantidad de dinero, El Zurdo quiere pelearle, pero nos sigue rechazando. Creemos que es porque algunas personas están coludidas con su supuesto mánager Billy Kane, quien le aconsejó no aceptar ninguna, pero no es gran cosa, es una pelea y luego será agente libre. Aunque debe cumplir", aseguró.

Arum señaló que las razones que Chávez ha dado para no pelear son infundadas, pues entre sus argumentos está que no entendió el contrato al ­firmarlo.

"Kane fue alcanzado por terceras personas que han buscado su benefi­cio y quieren llevarlo con otro, pero primero tendrá que cumplir. Buscamos que se cumpla con la última parte del contrato en el primer trimestre de 2015, Julio me puede decir con quién quiere pelear y si no es Froch, puede ser Golovkin o Ramírez, podemos valorar sus sugerencias, estamos dispuestos a negociar. No puede detener su carrera, pues al ­final el único que se perjudica es él", fi­nalizó.