Carlos Molina ansía volver al ring

El michoacano peleará por primera vez en México como campeón tras ganar el cetro superwelteren septiembre de 2013; en marzo canceló su presentación por problemas con la justicia en EU

Carlos Molina
Carlos Molina (Cancún Boxing )

CIUDAD DE MÉXICO

A poco más de un año de su última pelea, el michoacano Carlos Molina se truena los dedos por volver a calzarse unos guantes y sentir la adrenalina.

Este fin de semana, King Molina romperá esa larga espera para defender por primera vez el cetro superwelter de la Federación Internacional de Boxeo.

A causa de sus problemas con la justicia de Estados Unidos y devisado, Molina se vio obligado a salir de Illinois y ahora se presentará en Cancún, Quintana Roo, ante el ex campeón Cornelius Bundrague, en un duelo pactado a 12 rounds.

Molina estaba programado para defender su título contra Jermall Charlo en marzo pasado, dentro de la cartelera de Saúl Alvarez contra Alfredo Angulo.

Pero fue arrestado en Las Vegas por una orden pendiente de Wisconsin y terminó cumpliendo dos meses de arresto, siendo deportado a México posteriormente.

Con la ilusión de mantener su carrera tal como la tenía en Estados Unidos, Molina siguió con su preparación en la Ciudadde México, sin tomar en cuenta el cambio de rival.

Ahora, para este compromiso, no pretende ser un campeón efímero y buscará superar al veterano K9,  quien lo supera por 10 peleas en el terreno profesional.

"Estoy muy emocionado. Será la primera vez que mi gente me vea pelear como campeón y casi no me conocen acá. Las cosas pasan por algo. Es un compromiso muy grande, pero entrenamos a tope, no tomamos a la ligera nada para que no tengamos complicaciones", dijo Molina, quien toda su carrera la desarrolló en EU y esta pelea le representa su segunda presentación en terreno nacional.

Con una experiencia de 22 victorias, seis de ellas por la vía corta, cinco derrotas y dos empates, Molina reconoció que su fuerte no es la pegada, por loque buscará trabajar desde el campanazo inicial al peleador estadunidense de 41 años. 

"Un campeón no solo tiene pegada, también clase y boxeo. No voy confiado en una victoria fácil porque a mi rival le dicen viejo, al contrario. Será una pelea de mucha estrategia en la que tendré que demostrar por qué le gané a Ishe Smith y que México tiene un campeón en mí", abundó el peleador que tiene un porcentaje de nocaut de 21 por ciento.

Para acceder a una corona mundialista, Carlos esperó 11 años, en los que la paciencia fue básica para mantenerse a pie de guerra.

"Sé lo que es tener un panorama complicado enfrente. Sé lo que es luchar por salir adelante. No habrá cosa que Bundrage pueda hacer este fin de semana, pues sé adaptarme a todo y salir adelante. Esta corona se quedará en México, sin importar que haga Cornelius", finalizó Molina.