Esta va por el honor y la gloria

Saúl Álvarez vuelve el fin de semana para verse las caras con Erislandy Lara, en un combate con tintes personales

Saúl 'Canelo' Álvarez
Saúl 'Canelo' Álvarez (Mexsport)

Ciudad de México

Aunque asegura pertenecer a la elite del boxeo, Saúl Álvarez quiere alejar la polémica que lo ha seguido cuando este fin de semana, ante el cubano Erislandy Lara, regrese para calzarse los guantes y protagonizar una velada denominada Honor y gloria.

"Acepté la pelea con él porque se metió conmigo, con mi gente y con el boxeo mexicano. Esto es personal y de una vez le callaré la boca. A mí no me interesó su título interino, a mi me interesa el honor y la gloria", explicó el Canelo, quien tendrá su sexta aparición en la meca del boxeo.

El Grand Garden Arena de Las Vegas, Nevada, será la sede del duelo pactado a 12 rollos en donde esta ocasión no habrá título de por medio.

Con un balance en Las Vegas de cuatro victorias, por una derrota, Álvarez Barragán seguirá con el camino que lo lleve a disputar de nueva cuenta la diadema mundialista en el que Erislandy Lara, explicó, sólo es un obstáculo.

"Si eso es lo que Canelo considera de mi, está bien. Eso es ventaja para mí. Creo que aún no se ha dado cuenta en qué se ha metido y cuando lo haga será demasiado tarde. Tendrá grandes problemas", declaró Lara para La Afición, quien aspira el sábado a resaltar que el mexicano es un peleador "arrogante e inflado".

La última presentación de Canelo en Las Vegas fue en marzo pasado, cuando con un polémico nocaut técnico superó al cachanilla Alfredo Angulo.

Luego de tres meses de entrenamientos, ambos peleadores se verán de nuevo frente a frente hoy en el lobby del hotel y casino MGM Grand en lo que será la tradicional entrada oficial a la sede del encuentro, con lo que se dará por iniciada la última semana de promoción.

"Hay emoción, hay ansias, pero no hay nervios. Sabemos lo que hemos pasado para llegar aquí, también de lo que soy capaz y Saúl no podrá hacer frente a eso. Canelo no podrá con mi estilo, ni con mi alcance", sentenció Lara, quien tras huir en lancha de Cuba debutó en el profesionalismo en el 2008, luego de permanecer amateur por más de cinco años y conseguir, como su mayor logro, ser campeón mundial en el 2005. Con victorias en su récord sobre nombres como el de los ex campeones Carlos Baldomir, Kermit Cintrón y Shane Mosley y Austin Trout, Canelo buscará hacer válida su lona recorrida en 45 encuentros sobre los conocimientos y habilidades que pueda tener el zurdo isleño.

"Lara es un boxeador astuto, que debe de generar algunas dificultades al principio de la pelea, pero después de eso, tras adaptarme y ver cómo puedo resolver, no creo que dé demasiados problemas, pues a este nivel he visto casi todo", sentenció el mexicano de 23 años de edad.

Esta semana ambos peleadores esperan encontrarse de manera tranquila en tres ocasiones antes de intercambiar golpes: en su entrada oficial al MGM, la última conferencia y en la ceremonia de pesaje.