Cambian de planes

Para poder ser campeón mundial, Óscar Valdez requiere de dos triunfos: de él ante Matías Rueda, y de Lomachenko sobre Rocky Martínez

Óscar Valdez celebra el triunfo sobre Gradovich
Óscar Valdez celebra el triunfo sobre Gradovich (AP)

Ciudad de México

L a notificación de que Vasyl Lomachenko no dejará vacante la corona mundial pluma de la Organización Mundial de Boxeo obligará a Óscar Valdez a enfrentar y vencer a Matías Carlos Adrián Rueda para tener por fin el título mundial.

En entrevista con La Afición, Frank Espinosa –mánager del mexicano– explicó que Lomachenko decidió brincar de división y conservar su título superpluma por si llega a sufrir alguna eventualidad y pierde ante el campeón boricua Román Martínez. "Lomachenko quiere conservar un campeonato mundial y por eso sube como monarca a enfrentar a Rocky Martínez. Si le gana, hasta ese momento dejaría vacante el cinturón que nos interesa, pero si pierde, regresa a su división como campeón y Óscar ya no puede quedarse el cinturón", explicó el manejador, quien tiene confianza en que los planes seguirán su marcha y eventualmente Valdez se proclamará campeón.

Espinosa explicó que será primordial que Óscar consiga una victoria ante el invicto argentino no solo para mantener su posición de número uno dentro de las clasificaciones mundiales, sino también porque de ganar Lomachenko y dejar el título vacante, automáticamente convertiría al mexicano en dueño del fajín.

"Es importante. Óscar ha demostrado mucho crecimiento en sus últimas peleas. Nos dio mucha confianza ver cómo resolvió la pelea ante el ex campeón Evgeny Gradovich, peleador que lo aventajaba en experiencia. Ahora Rueda llegará a querer imponer su experiencia, pero hay elementos que respaldan a Óscar", abundó.

Valdez Fierro está programado para enfrentar al sudamericano el 23 de julio en Las Vegas, Nevada, dentro del respaldo de la cartelera que encabezan el pleito de unificación de Terence Crawoford y Viktor Postol, así como de la primera defensa del título supermedio de la Organización Mundial de Boxeo del sinaloense Gilberto Ramírez ante el alemán Dominik Britsch.

Sin perder la motivación, el ex olímpico mexicano permanece en Estados Unidos en su campo de entrenamiento bajo la mirada de su entrenador Manny Robles, quien será el encargado de diseñar la estrategia para enfrentar a un peleador con las características del argentino. "Yo sigo trabajando y el título mundial es algo que llegará a su debido tiempo. Ahorita mi meta es vencer a Rueda y ya luego veremos cómo queda la división", declaró Oscar, quien tiene foja de 19-0.

EL BANDIDO IMPONDRÁ RÉCORD

Dispuesto a seguir probando que es un deportista limpio y que no tiene nada que ocultar, el campeón mexicano Francisco Vargas está en camino de instaurar un nuevo récord de pruebas antidoping realizadas previo a una pelea.

El Bandido, quien enfrentará la próxima semana a Orlando Salido en Carson, California, donde defenderá la corona superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, dio positivo por clembuterol en abril y tras ser exonerado por haber marcado una dosis muy baja debido a que comió carne contaminada, se dispuso a cumplir con los lineamientos impuestos.

Desde el 28 de abril a la fecha se ha realizado cinco pruebas, las cuales han salido negativas. "Y seguiré demostrando que soy un deportista limpio", afirmó a La Afición el peleador capitalino. A la cita, Vargas llegará con un récord de 23-0-1, mientras que la foja de su rival es 43-13-3.