Boxeo en riesgo, Guadalupe Pintor

El ex campeón mundial gallo y supergallo advierte sobre el cambio en este deporte; y afirma que hay mucho trabajo por hacer


Guadalupe Pintor
Guadalupe Pintor (Especial )

CIUDAD DE MÉXICO

A 20 años de su retiro, el ex campeón mexicano Lupe Pintor ve diferencias en el boxeo que él practicó y el actual, elementos que en lugar de ayudar al deporte lo perjudican y a la larga podrían derivar en perder i guras internacionales.

En charla con La Ai ción, advierte que de no tomarse cartas en el asunto, la escuela mexicana seguirá en picada, junto con las de los demás países que son potencias.

El hecho de que peleadores, de los considerados libra por libra, decidan evitar peleas, ¿qué provoca en ex campeones mundiales como usted?

Es el reflejo de la carencia de valores dentro del boxeo, pero es algo general. No hay buenos entrenadores ni mánagers, no hay promoción como la de antes, además, los jóvenes no tienen esa motivación que teníamos. Ahora esos prospectos se fijan más en otras cosas, como la cara, procuran que no les enchuequen la nariz, que no les tumben un diente, eso es lo que nos tiene en la debacle. Antes nos agarrábamos a golpes entre nosotros por casi nada, pues no había tanto dinero, solo queríamos demostrar que éramos mejor que el otro.

Los estilos han cambiado en los últimos tiempos, ahora los peleadores pegan y corren…

EL DATO
Pintor se retiró en  1995, con un récord de 56 triunfos, 42 de ellos por nocaut, 14 derrotas y dos empates.

Es decepcionante y frustrante para los que amamos este deporte, antes soñábamos con ser los mejores, con ser campeones del mundo, sabíamos que la disciplina nos llevaría a eso. Ahora esos valores se han ido y los mánagers lo alientan. Si sigue esta situación nunca habrá esa resurrección que tanto se espera. Vean a (Saúl) Álvarez. Se presumía que era un campeón y ¿qué pasó?, fue solo por dinero y no le importó los aficionados que soñábamos, creíamos y pensábamos que tenía los recursos para ganarle a Floyd Mayweather. Esa noche el estadunidense solo se burló de él y nos aterrizó, pero no solo está el Canelo, también están los Chávez (Julio César Jr. y Omar) que son una fantasía, y solo forman parte de la comercialización del boxeo.  

Entonces, ¿todo está perdido para el boxeo?

Hay muchachos que aún tienen esas ganas de demostrar que son buenos pero a veces no se preocupan por dar el máximo, ese extra que los llevaría a las grandes bolsas y logaría captar la atención de los fanáticos. Por eso me fui del boxeo un tiempo, perdí las ganas, todo se desvirtuó; entrenaba a un grupo de jóvenes que estaban más preocupados por el celular y otras cosas que por demostrar de verdad que eran mejores. Y supongo que así les pasará a otros mánagers, a los que sí saben.

Pero, ¿qué pasó con los buenos mánagers, de dónde salían y por qué se acabaron?

Está tan triste nuestra situación que ahoraque uno va a una arena a una peleade campeonato nacional y estávacía, ya no va nadie. Va unoa los gimnasios, que antesestaban llenos de aficionadosviendo entrenar y ahoraya ni boxeadores hay,esa es la circunstancia que está ahorita, al menos en el Distrito Federal. La necesidad de volver a tener gimnasios llenos abrió las puertas a gente que no sabe sobre el deporte.

Ahora los nuevos entrenadores traen sus ideas y no toman en cuenta esos valores de boxeador, hay muchos que han salido quién sabe de dónde y lo único que hacen es gritar “muévete, y esto y aquello”, pero no tienen la capacidad de orientar a esos muchachos que eventualmente pierden y se van del boxeo.

¿Y qué queda por hacer para recuperar esos valores?

Mi idea y mi intención es trabajar con jóvenes y llevarlos poco a poco, hacer un semillero que entienda lo que se necesita realmente para ser peleador. Hay programas que tienen en el Distrito Federal que buscan ayudar a regresar el boxeo y los veo bien, siempre y cuando se tome en cuenta a los que saben. Creo que haré un buen equipito, espero que sean unos seis años para desarrollarlos, y ¿por qué no? que me digan que quieren ser como el Canelo o los Chávez, pero estos serán buenas versiones; de esos ídolos que tengan la oportunidad de hincharse las bolsas de dinero.