“Tal vez haga que saque mi mejor boxeo”: Mayweather

En un evento previo a la pelea del sábado, el boxeador habló todo el tiempo sobre sus incontables riquezas dejando de lado los detalles sobre su próximo rival, afirmando sólamente que Maidana podría "hacerlo buscar en su bolsa de trucos" 


Floyd Mayweather Jr. y Marcos Maidana
Floyd Mayweather Jr. y Marcos Maidana (AFP)

Las Vegas

Está el nuevo Bugatti en la cochera, un regalo de 1,6 millones de dólares por parte del MGM Grand hotel por agotar las entradas para su combate del próximo sábado ante el argentino Marcos Maidana. Y el Rolex de 400.000 dólares que Mayweather tenía en la mira durante algunos años, y que el hotel le compró el mismo día en que albergó la más reciente pelea de Manny Pacquiao.

Es bueno ser el rey, aunque tiene algunos bemoles. Puede haber problemas con los empleados, como aquel que no le preparó a Mayweather el café como le gusta, días antes de su última pelea y fue despedido. También es trabajo de tiempo completo el mantenerse al día con su creciente imperio en los negocios.

Y luego, los carros. Tiene 88 y a veces eso es un problema a la hora de decidir en cuál de ellos ir a entrenar al gimnasio.

"Entro al garaje, doy un vistazo y me pregunto '¿Te quiero manejar a ti, a ti, a ti o a ti?", dice Mayweather. "Luego volteo al otro lado y me pregunto lo mismo".

Sin duda Mayweather puede costear los autos solo con la innombrable cifra que ganó en su último combate ante el mexicano Saúl "Canelo" Álvarez, en lo que fue la pelea con mayores riquezas de la historia. Se embolsó 41,5 millones de dólares incluso antes de sacar el porcentaje del pago por evento, y se ganará al menos 32 millones por el pleito del próximo sábado ante Maidana por el campeonato del mundo de peso welter.

Presume su riqueza porque es así como vende sus peleas. Pese a que Mayweather está invicto en 45 peleas y persigue la perfección cerca del ocaso de su carrera boxística, no es un tipo con pegada de nocaut o alguien que agrade mucho a la afición. Y aunque alardee sobre el hecho de que su legado es lo más importante, se niega a darle al mundo del boxeo la pelea que quiere con Pacquiao.

Su acto no es nada nuevo, aunque eso parece no importarle a Mayweather. Se negó a responder el martes sobre Pacquiao, sabedor que la suficiente gente pagará 64.95 para verlo pelear contra Maidana y cubrir su día de pago.

Sin embargo, algo debe estar haciendo bien, porque se ha vuelto tan rico que incluso la idea de comprar los Clippers de Los Ángeles no luce descabellada, excepto por el hecho de que a Mayweather le encanta hacer apuestas de seis dígitos en juegos de la NBA, tiene un oscuro pasado con la ley y se le ha citado con frases que harían sonrojar a Donald Sterling.

"¿Queremos comprar los Clippers? Sí, sí queremos", dijo Mayweather en un sofá durante el encuentro VIP en el MGM Grand. "Estoy muy, muy interesado en comprar los Clippers".

Mayweather no parece tan interesado en Maidana, un boxeador en ascenso y que se ganó su derecho a este combate tras vencer a Adrien Broner. Broner es amigo de Mayweather y había sido reconocido como aquel que tomaría su lugar, pero su paso de las 130 libras a las 147 tal vez fue demasiado rápido.

Maidana tiene poder de nocaut, pero Mayweather no se va a caer de un golpe y es muy difícil que le conecten dos. Los casinos lo ven como un duelo disparejo, tanto que Mayweather es favorito 11-1 en las apuestas para mantenerse invicto en una brillante carrera en la que se incluyen 22 peleas de campeonato mundial desde 1998.

"Si trae lo mejor de él, tal vez sea el primer tipo que me haga buscar en mi bolsa de trucos y haga que saque mi mejor boxeo", dijo Mayweather. "Ojalá y me saque lo mejor, porque a lo largo de mi carrera no he tenido que exigirme mucho para vencer a los demás".

El único peleador que podría tener la mejor oportunidad de vencerlo es aquel del que se ha inventado tantas excusas para evitarlo. Mayweather ha evadido a Pacquiao durante casi cinco años.

Mayweather habla de su legado y de que quiere que su nombre salga en la conversación sobre lo mejor del boxeo. Pero eso lo dice incluso cuando sigue evadiendo la pelea que podría encumbrarlo en caso de ganarla.

Cree ser el mejor de la historia y tiene la foja que lo coloca en el debate. Pero probablemente la gente habla más de él por lo que hace fuera del ring.

Tal vez ello obedece a que es el mejor en alardear sobre su dinero en la historia del deporte.