Crawford sorprende a Gamboa, le quita lo invicto

El cubano perdió su primer combate peleando como profesional; Crawford por su parte, logró la primera defensa de su diadema de pesos ligeros del OMB

Crawford conecta al cubano Gamboa, quien a la postre perdería la contienda
Crawford conecta al cubano Gamboa, quien a la postre perdería la contienda (Chris Farina 2014)

Ciudad de México

Con un nocaut en el noveno round, el estadounidense Terence Crawford logró retener la corona mundial ligera de la Organización Mundial de Boxeo al vencer al ex olímpico cubano Yuriorkis Gamboa.

Después de cuatro rounds en los que la velocidad del Ciclón de Guantánamo le causó problemas, Crawford logró hacer las adaptaciones adecuadas para mandar a la lona a Gamboa no en una ocasión, si no en cuatro.

En lo que fue su primer descalabro profesional, Gamboa fue víctima de sus ganas de demostrar y en lugar de permanecer boxeando como los primeros cuatro rounds en los que iba arriba en las tarjetas, cayó en las provocaciones del campeón y se detuvo a intercambiar golpes.

Crawford, quien logró la primera defensa de la diadema, se recuperó del lento inicio al conectar sus volados de izquierda a la mandíbula, golpes que en cuatro ocasiones mandaron a la lona al cubano, visiblemente lastimado.

Sin poder recuperarse de los golpes, Gamboa salía cada vez dispuesto a pararse e inclinar la balanza a su favor a punta de golpes de poder, pero la astucia del campeón lo volvía a mandar a la lona. Al termino de la cuarta caída el referi decidió parar las acciones a los 2 minutos 53 segundos.

Con este resultado Crawford mejoró su récord a 24 triunfos, 17 nocauts.

Dos caídas en el séptimo round puso el panorama muy complicado para el venezolano José Uzcategui en la pelea preestelar.

Uzcategui, quien ha realizado toda su carrera profesional en México, fue vencido por decisión unánime (97-91, 96-92 y 96-92) por el ruso Matt Korobov en una contienda en la que estaba en juego la diadema intercontinental avalada por la Organización Mundial de Boxeo.

El Bolivita tuvo problemas para adaptarse a la agresividad de su rival en turno y aunque tuvo despuntes en tres de los 10 rounds en los que se pactó la contienda, Uzcategui terminó cediendo la pelea al no poder adaptar su plan de pelea.

Uzcategui fue para Korobov el primer rival de relevancia internacional y a pesar de no llevar la velocidad de su parte logró imponer sus puños para mejorar su récord a 24 triunfos, 14 de ellos por la vía rápida.