El fantasma del boxeo

El promotor musical Al Haymon incursionó en este deporte y ahora, desde el anonimato, ocupa el lugar que en algún momento perteneció al polémico y legendario Don King 

Pesaje Floyd Mayweather Jr vs Saul Alvarez
Pesaje Floyd Mayweather Jr vs Saul Alvarez (Mexsport)

Ciudad de México

Hay un hombre que logró tomar desprevenido al boxeo y con un plan que no admite fuga alguna de información y sin afán de protagonismo, ya que no otorga entrevistas, no tiene página de internet e incluso no maneja redes sociales, el estadunidense Al Haymon ha logrado cimbrar al resto del deporte, pues nunca se habían enfrentado a un personaje con un proyecto tan distinto a lo que por más de 50 años fue la promoción de esta actividad.

Haymon, desde la oscuridad del anonimato, comienza a transformar la manera en que el boxeo es transmitido en tv, no solo firmando a los mejores exponentes, sino jugando con la dualidad de mánager y promotor, aprovechando su relación con las principales cadenas de EU y escandalizando a los conservadores.

El Fantasma, como le apodan, se hizo visible gracias a la relación tan cercana que tiene con el atleta mejor pagado en la historia del deporte, el multicampeón estadunidense Floyd Mayweather, y ahora dirige la carrera de la gran mayoría de las i guras del boxeo y los nuevos talentos que aparecen en Showtime, y sigue extendiendo sus redes.

A pesar de que han transcurrido 15 años de su primera incursión en el boxeo profesional, el nativo de Ohio que estudió economía en la universidad de Harvard, ha desarrollado su empresa en el último año, firmando entre uno y cinco peleadores por semana, incluidos 13 campeones mundiales, infinidad de Top 10 de los principales rankings internacionales, e infinidad de prospectos de primer nivel.

Detrás de la cortina, Haymon ha logrado cambiar las formas, al punto de que en la última pelea de Mayweather, ante el argentino Marcos Maidana, el estadunidense logró embolsarse 32 millones de dólares, antes de subir al ring y recorrer toda la vía para vencer al sudamericano por decisión unánime en una pelea que pasó sin pena ni gloria.

El empresario, que ronda los 50 años de edad, consiguió que el Niño Bonito recibiera un buen porcentaje de cada uno de las suscripciones de pago por evento para el combate, otra parte de transmisión internacional, e incluso que consiguiera dinero por cada cerveza y hot dog vendidos esa noche.

Por esa razón, Floyd Money Mayweather Jr. lo describió a la revista Sports Illustrated como: "Un hombre de negocios muy astuto, uno de los mejores, si no es que el mejor del mundo".

NAVAJA DE DOBLE FILO

Los dirigentes de organismos como la Asociación Mundial y el Consejo Mundial de Boxeo, que por más de 50 años han estado presentes en el deporte, califican la incursión de Haymon como algo sin precedentes y reconocieron que se prendieron algunas de las alarmas, pues poco se sabe sobre este hombre que inició como mánager musical de personajes como MC Hammer, Whitney Houston y Mary J. Blige; asi como asesorías al actor y comediante Eddie Murphy.

"Conozco al señor Al Haymon desde hace muchos años y siento que sus intenciones son buenas, pero habrá que ver qué camino sigue, pues puede propiciar grandes peleas por el nivel de boxeadores que tiene, pero si se llegara a encapsular, con todos los peleadores que tiene, a la larga sería un problema muy serio", dijo a La Afición Mauricio Sulaimán, cabeza del CMB, organismo con sede en México.

Gilberto Mendoza, presidente de la AMB, aseguró que para hablar sobre el promotor, primero tiene que ver qué es lo que hará en un futuro, ahora que logró regresar el boxeo a la televisión abierta en Estados Unidos.

"Es algo positivo, pues el boxeo en televisión abierta, en el pasado, logró causar efecto en el público y salieron muy buenos prospectos. Todos vivieron un auge y puede que suceda lo mismo. La preocupación es qué viene en el futuro", declaró Mendoza.

Existen especulaciones sobre lo que está por venir, pero el mayor temor es que Haymon busque reestructurar el modelo actual obligando a los demás promotores a sumarse a su proyecto, por no contar con los medios para sobrevivir y así generar otra forma no solo de ver boxeo, también de hacerlo.