El título no es para todos

Cachorros e Indios han esperado mucho tiempo para aspirar a ser campeones, ambos están cuatro triunfos de lograrlo, pero uno va a extender su agobiante sequía

Los Cubs en su práctica en el Progressive Field
Los Cubs en su práctica en el Progressive Field (AP)

Cleveland, Ohio

Dos cosas van a suceder, uno de los eternos perdedores dejará de serlo y el otro lo seguirá siendo. “¡Finalmente! y ¡por fin!”, dos expresiones que en Cleveland y Chicago se han escuchado y leído en los últimos días. Ahora todo ha sido alegría, emociones y festejos, las ilusiones han vuelto después de años y años de tristezas, decepciones y muchas derrotas. Han recordado lo que es ganar y ser campeón, pero solo hay espacio para que uno siga festejando.

Así de emotivo pero cruel es el beisbol con los Indios y los Cachorros, los tiene en un punto de éxtasis, aunque en un máximo de siete juegos a uno lo mandará de regreso al reino de la tristeza y la decepción del cual acaban de salir.

Ya todos saben que Cachorros fue campeón por última vez en 1908 y que los Indios lo fueron en 1948, pero ninguno de los dos tendrá compasión y ninguno merece más el título de Grandes Ligas que el otro. Son novenas con mucha historia que anhelan ser campeones. Así de parejos en la parte sentimental, pero ¿Cómo están en la parte importante: la deportiva?

 ARMADOS DE FORMAS DISTINTAS

Chicago regresa al Clásico de Otoño tras aplicar la fórmula: trabajo de oficina más dinero.

Cleveland vuelve a una Serie Mundial con una combinación especial: mánager exitoso, con talento menospreciado por otros.

Es la nómina número 14 más alta en las Mayores, frente a la número 23. Sí, Cleveland llegó al mismo lugar que Chicago con solo 98 millones de dólares. Ahora es momento de ver cuál de las dos apuestas es la que gana cuatro juegos primero.

¿Talento joven? Ambos lo tienen, con nombres como Francisco Lindor, Javier Báez y Kris Bryant.

¿Catchers sólidos? Detrás de home veremos a Robert Pérez, Willson Contreras y David Ross, quienes estarán dándole ritmo a los juegos detrás del plato y sacarán, cuando sea necesario, a los corredores que se atrevan a ir por el robo de base.

¿Abridores? Tenemos un poco de todo, desde estrellas como Jon Lester o Jake Arrieta, hasta grandes lanzadores, aunque sin tantos refl ectores como Corey Kluber o Josh Tomlin.

¿Relevistas? Como ejemplos están Aroldis Chapman y Andrew Miller, que fueron adquiridos tras canjes con los Yanquis de Nueva York a fines de julio.

¿Mánagers? Dos de los mejores cerebros de la actualidad que prometen protagonizar un atractivo duelo de ajedrez: Joe Maddon y Terry Francona.

¿Qué dicen las casas de apuestas?

En Las Vegas señalan a los Cachorros como favoritos, cartel que han cargado desde el primer día de una temporada en la que encabezaron las Mayores con 103 victorias. Y no es para menos, ya que Cleveland ni siquiera era considerado para pelear por el título de su División. Sin embargo, el pitcheo de los Indios ha lucido en estos playoffs, por lo que no hay que descartarlos. Por lo pronto, la batalla comienza esta noche a las 19:00, tiempo de México.