Los Dodgers se aferran y obligan el último juego

Astros y Dodgers llegaron al último juego y solo será así como se determine al campeón de las Grandes Ligas, luego de que los angelinos vencieron a Justin Verlander


Enviado, Los Ángeles

Los Dodgers no se rindieron y obligaron el séptimo juego de la Serie Mundial de Beisbol tras derrotar 3-1 a los Astros de Houston.

El último enfrentamiento se volverá a llevar a cabo en el Dodger Stadium este miércoles 1 de noviembre a las 18:20 horas, tiempo de México.

LA CRÓNICA

Después de cinco agónicos encuentros, la Serie Mundial no se podía terminar en seis choques, por lo que será en un juego de vida o muerte este miércoles como se vaya a conocer al campeón de las Grandes Ligas. Así tenía que ser.

La misión de detener a los Dodgers fue imposible hasta para Justin Verlander, quien aunque no volvió a lanzar mal, con las dos carreras que admitió los Astros cayeron. El problema fue que ellos apenas pudieron hacer una anotación y así no hubo manera de que el festejo al final del día fuera para ellos.

Como ha sido esta serie en cada uno de sus choques, la historia se tiene que contar entrada por entrada. En las primeras tres todo estuvo del lado de los texanos al ir ganando 1-0 con un jonrón de George Springer y teniendo a Justin Verlander con una aparición de un hit y siete ponches. Pero el duelo siguió.

Al concluir el segundo tercio, Dodgers tenía la ventaja 2-1 y Verlander dejaba el juego. Un doblete de Chris Taylor al derecho produjo el empate y un fly de sacrificio de Corey Seager mandó al plato el 2-1.

En los tres capítulos finales todo quedó entre el relevo y el bateo. Los Astros mandaron a las regaderas al abridor Rich Hill todavía en la quinta, pero ante los brazos del bullpen solo dieron dos hits con un pasaporte. Fueron apagados y eso les costó perder el tercer duelo de la confrontación. Para darle un pequeño colchón a sus lanzadores, Joc Pederson se voló la barda en la séptima que puso el choque 3-1.

Con todo lo que se dicho del manejo de los managers, Dave Roberts llamó a Kenley Jansen desde la octava tanda y ahora sí le funcionó. Sacó los tres outs sin turbulencias.

Pero lo que fue una mala noticia para los Astros, resulta una buena para los fans del béisbol, ya que este miércoles van a ver un juego de vida o muerte para ambos, que como se ha dado la serie hasta ahora, podría ser inolvidable. Si el encuentro siete del Clásico de Otoño del año pasado resultó increíble, este año podría verse algo similar o mejor.