La grandes rotaciones en el Este de la Liga Americana

En el Este de la Americana hay brazos poderosos como Chris Sale, Rick Porcello, Marcus Stroman y Chris Archer, parece un sector que Boston dominará


Chris Sale, Rick Porcello, Marcus Stroman y Chris Archer
Chris Sale, Rick Porcello, Marcus Stroman y Chris Archer (AP)

Ciudad de México

El año pasado, los Medias Rojas de Boston terminaron en el primer lugar del sector Este de la Liga Americana, pero de poco les sirvió porque quedaron fuera en la ronda divisional en los playoffs, cuando aspiraban a la Serie Mundial. 

En cambio, los Azulejos de Toronto, como comodines, llegaron a disputar la Serie de Campeonato del joven circuito por segundo año consecutivo, pero de nuevo se quedaron en esa ronda. Para este 2017, la pelea en la división parece que será entre estos equipos, con Boston con ligera ventaja, aunque los Orioles de Baltimore, con su habitual perfil bajo también quieren pelear. 

Por el otro lado, los Yanquis de Nueva York vivirán otro año de transición, y los playoffs parecen lejos, como ocurre con los Rays de Tampa Bay, que solo se encomiendan a sus brazos de lujo.  

MEDIAS ROJAS DE BOSTON

Firmaron a Chris Sale, uno de los mejores lanzadores de MLB, quien ha estado en cinco Juegos de las Estrellas, y que abrió el más reciente, cuando militaba con los Medias Blancas de Chicago, por si fuera poco, en la rotación sobresalen Rick Porcello, Cy Young 2016 en la Americana, tras una marca de 22-4, y David Price, que consiguió el premio en 2012.

Para respaldarlos, el equipo cuenta con Mookie Betts, segundo en la votación del MVP de la Americana, tras registrar 31 cuadrangulares y 113 producidas, con Jackie Bradley Jr., así como Xander Bogaerts, una revelación como shortstop y el veterano Dustin Pedroia, quien ha vuelto a su mejor nivel. 

A pesar del retiro de David Ortiz, cualquier resultado menor a la Serie Mundial, sería una decepción. 

ORIOLES DE BALTIMORE

Fieles a su esencia consiguieron uno de los boletos para el comodín, cuando no se esperaba que estuvieran en la pelea. Chris Tillman es su as, aunque terminó la temporada lesionado del hombro, y Zach Britton es uno de los mejores cerradores de Grandes Ligas, registró 47 salvamentos la campaña anterior. Con ellos buscan competirle a Boston y Toronto, las dos artillerías más temidas de la división. 

Para nadie es un secreto que su éxito se basará en los jonrones. El año pasado fueron líderes de cuadrangulares en MLB y así será este año. Mark Trumbo es el cuarto bat y debe de tener mucho apoyo de Manny Machado (40 dobletes y 37 cuadrangulares en 2016), Chris Davis, que no pudo mantener sus números de 2015, y Adam Jones. 

YANQUIS DE NUEVA YORK

Los Yanquis vivirán otra temporada complicada. El japonés Masahiro Tanaka es su abridor más regular (14-4), pero detrás ni Michael Pineda, ni C.C. Sabathia ofrecen garantías, Aroldis Chapman vuelve al equipo tras coronarse con los Cachorros y Delin Betances es uno de los mejores preparadores. 

Fuera de Tanaka y Sabathia, el resto es una incógnita y no parece una rotación para pelear en la división, viniendo de un año donde terminaron con un 4.16 de PCL, el #15 de Grandes Ligas.

A la ofensiva, Didi Gregorius y Starlin Castro tuvieron 70 producidas cada uno en 2016, y el catcher Sánchez fue la revelación con 20 cuadrangulares en 53 partidos. Quizá la llegada de Matt Holliday y la presencia de Greg Bird les dé poder, que les urge.

AZULEJOS DE TORONTO

El equipo de Canadá aspira a su tercera Serie de Campeonato en fila, con una combinación de grandes abridores y poder en el bateo. En el pitcheo, Marcus Stroman llega como el Más Valioso del Clásico Mundial, Marco Estrada fue al Juego de las Estrellas del año anterior, al igual que Aaron Sánchez, y J.A. Happ creció al final; el cerrador será Roberto Osuna, quien convirtió 36 de 42 oportunidades de salvamento en 2016.

El bateo es encabezado por Josh Donaldson, quien bajó sus números respecto a 2015, pero produjo 99 carreras y dio 37 cuadrangulares; Troy Tulowitzki vivió su primera campaña completa en Toronto con 24 jonrones, mientras que Edwin Encarnación se marchó, lo que permitió que José Bautista se mantuviera en el equipo.

RAYS DE TAMPA BAY

Los Rays apuestan a Chris Archer, su estrella, quien rara vez recibe ayuda de la ofensiva, así como Jake Odorizzi, y a la espera de la recuperación de Alex Cobb.  A la ofensiva, Evan Longoria vuelve a cargar con el peso de un equipo que solo aspira a no terminar último. 

El pitcheo es la principal esperanza de los Rays, pero dependerán de que sus brazos resistan para poder competir en el pelotón. En cuanto alguno de sus abridores (o varios) empiecen a flaquear, el barco se irá deteniendo.

El equipo se hizo de los servicios de Wilson Ramos, Colby Rasmus y Mallex Smith para buscar poder a la ofensiva, que no tiene mucho para dar. Fueron el #24 en carreras anotadas con 4.15 por juego, con eso no tienen para dar pelea, y si no aumenta, serán solo espectadores.