Rojos del Águilas buscan más poder al bat

El Águila pasó de un arranque de 5-0 a perder nueve al hilo. El equipo intenta hacer más contacto a la ofensiva para que regresen los triunfos

Mark Weidemaier
Mark Weidemaier (Especial )

Ciudad de México

Aunque ya había dirigido en México, llegó este 2016 casi a ciegas a tomar el mando del barco rojo en el puerto. Fue 1988 cuando manejó a los Algodoneros de Unión Laguna, dos años después fue jefe del cuerpo técnico de la Academia en Pastejé, pero entonces regresó a Estados Unidos.

Ahí estuvo en varios niveles, incluido Grandes Ligas, donde el año pasado era parte del staff de coaches de los Nacionales de Washington. Hoy, es mánager de los Rojos del Águila de Veracruz y en tan solo dos semanas de actividad ha probado dos sabores, el dulce de los triunfos y dominio, y el amargo de las derrotas.

Mark Weidemaier empezó la campaña con cinco triunfos al hilo (con una carrera admitida en los primeros dos duelos), pero desde el 8 de abril no han sabido lo que es ganar.

"Empezamos con buen desempeño del pitcheo, estuvimos con el mejor PCL de la Liga aunque poco a poco ha ido aumentando el promedio. Lo que necesitamos es hacer más carreras, tener uno o dos bats fuertes en el line up para poder anotar más. Necesitamos más poder. Es temprano todavía, necesito oportunidad de checar más para saber qué es lo que nos puede ayudar a levantar", explicó el timonel porteño.

Campeche, Diablos Rojos y Tijuana barrieron a Veracruz después de ese inicio perfecto, donde su promedio de carreras limpias admitidas ha subido hasta un 3.90. Su bateo ha estado con altibajos, siendo uno de los que menos carreras ha anotado con 58, para un promedio de 4.1 por juego.

Solo en un duelo se han ido en blanco al ataque (primer choque de la serie contra Campeche), mientras que tienen dos encuentros con más de 10 anotaciones. Uno de los puntos que hay que destacar a favor de los Rojos del Águila, es que en esta racha de nueve derrotas consecutivas, siete han sido por una o dos carreras, lo que significa que se han mantenido en el juego.

Estuvo muchos años fuera de México y no conoce a fondo a los peloteros actuales, ¿cómo le ha hecho para analizar a los rivales o para armar sus line ups?

Tengo que confiar mucho en mis coaches, que me digan qué tipo de pelotero es cada quien, cómo es cada rival, saber hacia dónde suelen batear, cómo lanzan, así que es muy importante todo el apoyo que me da mi cuerpo técnico para hacer mi trabajo.

¿Qué ha necesitado el equipo en estos encuentros donde ha caído en una mala racha?

Por las características de los parques de la Zona Sur necesitamos un poco más de acción, poner la bola en juego más veces con toques, con bateo de contacto, porque sabemos que no se darán muchos jonrones en Veracruz. Necesitamos dar más dobles, buscar los huecos en los jardines y que corramos correctamente las bases.

¿Qué tipo de beisbol le gusta jugar, más allá de las características que enfrenta en la Zona Sur?

Todo depende del tipo de gente que tienes en el equipo. Viendo los jugadores con los que se cuentan es como he jugado al beisbol. Todo depende de eso, no hay una tendencia o algo que me guste hacer más, lo que sí es que me gusta ser agresivo al batear, pero lo más importante, en lo que he enfocado muchos esfuerzos, es en la defensa.

Sabemos que en la parte física el equipo está preparado, pero ¿cómo hacer que ante rachas malas la parte mental no juegue en su contra?

Tienes que mantenerte relajado, sin presionarte, sin ponerte cosas en la mente que te afecten, y todo se logra con paciencia, con calma.