El pasado no los persigue

A pesar de que el último título de los Cachorros de Chicago fue en 1908, Rick Rentería, nuevo manager de la novena ligamayorista, afirma que su mira está en el futuro del club y no en lo que no han logrado hacer 

Rick Rentería
Rick Rentería (Especial)

ORLANDO, Estados Unidos

Es su primera oportunidad para manejar una escuadra de Grandes Ligas y es con uno de los equipos de mayor historia, aunque también es una novena que carga con la maldición de 105 años sin ser campeón. Aun así, ese no es un peso que le preocupe.


Después de haber sido manager de la selección mexicana en el Clásico Mundial del 2013, y de fungir como coach de banca de los Padres de San Diego, Rick Rentería se convirtió en un candidato para dirigir en las Mayores. 

Los Cachorros, Marineros de Seattle y Tigres de Detroit lo entrevistaron para el puesto de manager pero fue Chicago el que le abrió la puerta. Un Chicago que tiene a unos de los aficionados más apasionados y fieles en MLB pero que también cargan sobre sí la maldición de no ser campeones desde 1908. 

“No debo de preocuparme por la ciudad en la que estamos, sino en el equipo que tengo para dirigir”, así abrió la plática Rentería. “Obviamente es una organización con mucha historia que está buscando moverse del sitio en el que han estado por tantos años, para ser un equipo ganador.

Es una organización que está acumulando muchos jóvenes y que se está llenando de talento. Lo que tenemos que hacer es explotar el potencial de estos jugadores, hacer que se diviertan porque sabemos la capacidad que tienen y lo que pueden dar en el campo para acercarnos más a los triunfos en cada juego”.

Los Cachorros estrenan manejador luego de que Dale Sveum se hizo cargo del club de 2012 a 2013, siendo el manager número 61 en estar al frente del club sin hacerlo campeón. Rentería entonces se para bajo la misma nube que ha estado en los otros manejadores: ¿será con él con quien los Cachorros finalmente serán campeones?. 

“Yo no puedo controlar lo que sucedió en años anteriores, lo que pasó ya quedó atrás. Obviamente hay mucha sed, mucha pasión en los aficionados por ganar otra vez un campeonato y mi obligación es hacer que estos jugadores crezcan para que crezca el equipo”, analizó Rick.

A diferencia de lo que han hecho en temporadas anteriores, el plan de trabajo de los Cubs no será llenarse de super estrellas para alcanzar el éxito, una fórmula que han llegado a aplicar y que no les ha funcionado.

El conjunto, de la mano de su gerente general, Theo Epstein, apuesta a lo que tienen en casa.

“No vamos a salir a comprar jugadores, ahora la base del proyecto está en desarrollar a nuestros peloteros de Ligas Menores para que estén en el nivel de subir al equipo grande, eso fue lo que me gustó de este proyecto, porque quiero trabajar con estos muchachos ya que es un gran reto el crear jugadores de este nivel”, dijo Rentería.

Los Cachorros suman cuatro campañas perdedoras, siendo quinto sitio de la División Central de la Nacional en todas ellas, y su última aparición en playoffs fue en 2008, cuando perdieron en la Serie Divisional frente a los Dodgers.

Rick manejó en Ligas Menores cuatro temporadas, en las sucursales de los Padres de San Diego, y en 2008 fue coach de la inicial en el primer equipo, siendo después coach de banca. Entonces hace un año llegó la oportunidad de dirigir a México en el Clásico Mundial. 

“El haber dirigido a la selección mexicana me sirvió más de todo lo que había dirigido, porque frente a los ojos de todos en un nivel grande me vieron, vieron mi estilo, mis ideas”, y adelantó cómo van a jugar los Cachorros.  “Estos muchachos se van a entregar y no se van a dejar. Estamos en una división muy fuerte y eso es lo que esperamos. Así es como vamos a jugar esta temporada”.