El partido de su vida

El lanzador novato de San Luis, Michael Wacha, tendrá la responsabilidad más grande en su joven carrera, cuando esta noche suba a la loma en un Fenway Park donde los Medias Rojas no obtienen un título desde 1918

Michael Wacha
Michael Wacha (Reuters )

BOSTON, Estados Unidos

Jon Lester explicó la defnición del juego que se dará hoy por la noche en Boston: “Después de semanas para ponerse a tono en el Spring Training, de 162 encuentros de temporada regular, de más partidos en playoffs, creo que llevamos como 180 encuentros en total, todo se resume a un solo partido”.

Así es, tanto para los Medias Rojas como para los Cardenales, todo se concreta a ganar un cotejo,
el de este miércoles. Para los patirrojos es un duelo que les daría el título número ocho en su historia, pero el primero que ganarían en el Fenway Park desde 1918.

Para San Luis es un encuentro que deben obtener si es que quieren extender a un séptimo encuentro el Clásico de Otoño. “Cuando te pones 3-2 la presión es más fuerte, porque ya sabes que estás a un triunfo de ganar la Serie Mundial y ahora nos tenemos que enfrentar al pitcher
más fuerte de ellos. Lo bueno de esto es que vamos para nuestra casa y estamos arriba de ellos”, explicó David Ortiz, quien ha cargado con el peso de la ofensiva patirroja bateando para .733, con
11 hits en 15 turnos.
Boston logró salir de San Luis con dos victorias, y gracias al triunfo en el Juego 1 (8-1), están a un triunfo de ser campeones por tercera ocasión en 10 años, pero curiosamente será la primera vez que los Medias Rojas ganan el encuentro decisivo en su propio estadio desde el 11 de septiembre de 1918. En aquella temporada, los de
Boston (todavía con Babe Ruth), vencieron 2-1 a los Medias Blancas de Chicago en el quinto choque para ser monarcas en el Fenway Park.

Después de eso, vino la venta de Ruth y la llegada de la Maldición del Bambino que se extendió hasta 2004. Tanto ese año como en 2007 (cuando ganaron otro campeonato), los Red Sox se coronaron como visitantes: en San Luis y en Colorado.

De esta forma, el mítico parque de pelota que acaba de cumplir 100 años de existencia, volverá a recibir a los Medias Rojas y Cardenales esta noche, un duelo históricamente tan esperado, que los boletos más baratos (en la zona de bleachers) se cotizaron hasta en mil 100 dólares.

Y para hacerle frente a ese reto,en el centro de diamante estarán el veterano patirrojo John Lackey (35 años) frente al novato sensación de 22 años, Michael Wacha, quien va 4-0 en estos playoffs, pero que estará frente al reto más grande en su carrera: poner a los Cardenales en la mejor posición para ganar en territorio rival y sin margen de error.

“Ya hemos estado con la espalda contra la pared en otras ocasiones, así que no es algo extraño para los jugadores. Ellos saben lo que tienen que hacer, jugar nuestro estilo. Si lo hacemos de forma correcta, como lo habíamos estado haciendo, vamos a estar en la forma en que queremos estar”, declaro Mike Matheny, manejador de los Cardenales.

“La clave para todos, incluido Wacha, y lo sabe, es salir como siempre, no tratar de hacer demasiado, no adelantarse y basarse en lo que les ha funcionado todo el año”.
Además de estar enfocados en el duelo monticular entre Lackey y Wacha (que en el Juego 2 fue para el abridor de San Luis), también se dará el regreso del bateador designado, con lo que habrá movimientos en ambos line ups.

En Boston se espera tener a David Ortiz en este departamento luego de jugar como primera base en San Luis, lo que pondría de regreso en la inicial y en la alineación a Mike Napoli. En San Luis seguramente Allen Craig tomaría el sitio de BD, con Matt Adams como inicialista. Eso traería más cambios en el line up de los visitantes, donde
quizá Carlos Beltrán vuelva a estar en la posición de clean up (cuarto bat).