México debuta con triunfo; vence 2-1 a República Checa

No fue una actuación dominante del bateo pero con un pitcheo que cumplió, la selección mexicana venció a República Checa al debutar en el Torneo Clasificatorio hacia el Clásico Mundial. Este viernes van por el pase a la Final frente a Nicaragua

Mexicali

Solo entrenaron dos días, todavía están en pretemporada y fue su primer juego juntos. Eso se reflejó en un juego con falta de timing a la hora de batear y solo dos carreras en la pizarra. Del otro lado el pitcheo (también en plena preparación) contuvo a un line up con stamina limitada y colgó los nueve ceros que buscaba. Así, las dos carreras que se fabricaron en el primer inning apenas resultaron suficientes y México venció con angustia 1-2 a la República Checa.

Las dos carreras parecían el inicio de una fiesta tricolor pero resultaron las únicas de la noche. Un hit de Jesús Castillo y un fly de sacrificio de Agustín Murillo en el primer inning empujaron las anotaciones con las que los tricolores consiguieron el objetivo de tener que jugar el viernes por el pase a la final del torneo. Aunque Matej Hejma (segundo bat de los checos) le puso emoción a las cosas al volarse la barda del derecho con elevado estacazo en su turno de la octava.

No fue una actuación dominante ni para presumir. Solo cuatro hits y dos anotaciones contra un conjunto que solo tiene seis peloteros jugando en Estados Unidos (pero en Ligas Menores) y el resto son parte de la liga local de su país parecen poco considerando la diferencia histórica entre el béisbol de México y el de los checos. En cierto momento del juego (del último bateador de la cuarta al primero de la séptima) desfilaron en orden. Fue complicado como esperaban los peloteros pero la novena mexicana salió del diamante con lo más importante: el triunfo.

"Sí fue un juego muy apretado y sentí que un descuido y nos podían empatar pero confiábamos mucho en el bullpen. En cuanto al bateo sí los vi un poco ansiosos, no dejábamos a los pitchers que tiraran más, que trabajaran más para sacar provecho. Si hubiéramos dejado que trabajaran más creo que hubiéramos hecho más daño, hubiera habido más acción, pero nos vamos con la victoria, que es lo que queríamos", dijo Edgar González, manager de la selección.

A Adrián González le pitchearon con mucho cuidado, sabían de su peligrosidad y prefirieron alejarle la bola. En sus primeros dos turnos (primera y tercera tanda) dejó pasar cuatro bolas malas. En su tercera aparición (quinto inning) encontró más pitcheos en la zona pero salió un batazo elevado a la pradera derecha. En su última aparición otra vez fueron cuatro bolas las que dejó pasar.

En cuanto al pitcheo, Alex Soto trabajó tres innings sin hit ni carrera y aunque el relevo entró desde la cuarta y colgó ceros hasta la séptima, permitió una anotación en la octava alta que puso mayor tensión al duelo. Aunque Oliver Pérez llegó al centro del diamante para apagar la luz, cerrar la puerta y ponerle seguro.

Primer tercio tricolor

La diferencia entre México y la República Checa se vio desde el primer inning. La novena tricolor empezó con cuatro zurdos y después de que Sebastián Elizalde fue dominado, los otros tres se embasaron con dos pasaportes y un imparable. Jesús Castillo (primer derecho) pegó hit al central con el que Esteban Quiroz timbró el 0-1. La fiesta siguió cuando Agustín Murillo pegó fly de sacrificio al izquierdo con el que Adrián González se encargó del 0-2.

Marek Cervenka no lanzaba rectas humeantes y trabajó afuera a los bateadores zurdos, algo que le ayudó a contener a la ofensiva en el segundo rollo.

En el otro lado de la moneda, Alex Soto hizo lo que se esperaba contra un line up de peloteros que juegan en la liga local de República Checa. Combinó sus pitcheos para despacharlos sin daño. En sus tres entradas, con 47 pitcheos salió del juego dejando como números: 10 bateadores, sin hit, sin carrera y siete ponches.

En las manos del bullpen

Mark Serrano entró al relevo pero no entró fino, aunque su defensiva no le ayudó al cometer un error en un intento de doble play. Con un pasaporte se puso la del empate en la primera base pero el lanzador apretó el brazo sacó la tanda sin daño.

Los checos también sacaron a su abridor y Jan Novak llegó con más velocidad en el pitcheo y aunque los tricolores amenazaron poniendo corredores en posición de anotar, no llegó el batazo oportuno de Sebastian Elizalde. Así, después de cuatro rollos, la novena mexicana solo sumaba tres hits.

Los checos retiraron en orden a siete bateadores, y fue en ese séptimo inning donde México amenazó, llenando la casa con dos outs, pero Jesús Castillo se fue al primer pitcheo y elevó al izquierdo, para acabar con la amenaza.

EL SCOUTEO

Pitcheo

El abridor checo Marek Cervenka, que juega en la Liga de República Checa con el equipo Kotlarka Praha, tiraba rectas de entre 83 y 85 millas.

El abridor mexicano Alejandro Soto trabajó con su recta, que rondó las 88-89 millas, y cuando los tenía en dos strikes, normalmente los liquidaba con su slider

Defensiva

Tuvieron poco trabajo en el primer tercio, solo un fly a la inicial (Adrián González) y una línea al central (Leo Heras). En la cuarta intentaron un doble play pero Walter Ibarra (SS) tiró mal a la inicial.

Bateo

Padeció de falta de timing y de no conocer a los brazos rivales. Así, en varias ocasiones le hicieron swing a pitcheos que no esperaban y salieron rolas o flys sin veneno.