México, a la Final de la Serie del Caribe 2016

Venados de Mazatlán venció 7-2 a Cuba y se metió al duelo por el título en contra de Venezuela (Tigres de Aragua)

Santo Domingo, República Dominicana

Yuniesky Betancourt produjo cuatro carreras y Héctor Daniel Rodríguez tiró juego destacado y México (Venados de Mazatlán) venció 7-2 a Cuba, por lo que jugará la Final de la Serie del Caribe 2016 en contra de Venezuela (Tigres de Aragua).

Eddie Gamboa será quien se trepe a la loma de los disparos por México.

Los Venados son ahora el único equipo mexicano que llega con 5-0 y podría ser el primero que se corone sin perder juego alguno.

Rodríguez (2-0) estuvo mandón en la loma, durante las seis rondas que trabajó. El zurdo cedió cuatro hits, una carrera, caminó a tres y ponchó a cuatro. Su efectividad bajó a 1.64, una de las mejores del certamen.

Terance Marin entró en la séptima y permitió el hit productor de la única carrera que permitió Rodríguez. Esmailin Caridad, Jake Sánchez y Steven Hensley terminaron el juego.

Un jugoso racimo de tres carreras en la cuarta le dio confianza a México.

El italiano Alex Liddi abrió con un doblete al izquierdo y Cyle Hankerd recibió la base. Jorge "Chato" Vázquez también vio cuatro bolas malas y se congestionaron las almohadillas.

Y para que la cuña apriete, Yuniesky Betancourt, cubano de nacimiento, remolcó la de la quiniela con un sencillo al izquierdo.

Explotó allí Vladimir Baños y entró al relevo Liván Moinelo. El zurdo le dio base a Esteban Quiroz, para que de caballito anotara Hankerd la segunda.

Moinelo salió del partido y lo relevó Yander Guevara, quien dominó a Erick Rodríguez con rola para doble matanza, pero no evitaron que el "Chato" entrara con la tercera.

En la sexta, el mismo Rodríguez mandó al plato a Betancourt con la cuarta, al batear un sencillo remolcador.

Los cubanos por fin pudieron anotar y fue en la séptima cuando Marin permitió hit productor a Osvaldo Vázquez, con el que timbró Yoelvis Fiss, que había sido dejado de herencia por Rodríguez.

Con las bases llenas, Betancourt vino a dar el batazo estelar, un doblete que vació las colchonetas y que mandó el juego al congelador 7-2.