Pericos está a un triunfo de la Serie del Rey

La novena de Puebla derrotó a los Leones de Yucatán once carreras a seis y lidera la serie del campeonato de la Zona Sur

Los Pericos de Puebla están a un triunfo de regresar a la Serie del Rey
Los Pericos de Puebla están a un triunfo de regresar a la Serie del Rey (Twitter @Pericos_Oficial)

Puebla

Racimos de cuatro carreras en la cuarta y quinta entradas cimentaron la victoria de Pericos de Puebla por 11-6 sobre Leones de Yucatán y se puso a un triunfo del campeonato de la Zona Sur y de la gran final de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

Al principio fue un duelo de jonrones en el Estadio Hermanos Serdán, con un bambinazo de Ismael Salas, con Endy Chávez, para dos carreras de Pericos, en la primera entrada.

Luego, Yuniesky Betancourt dio toletazo solitario a favor de Leones, en el segundo capítulo, y Jesús Arredondo regaló un vuelacercas con las bases vacías, para el 3-1 de Pericos en el cierre del tercer episodio.

El cuarto rollo fue muy productivo para los felinos, gracias a un doblete de Esteban Quiroz, quien mandó al plato al dominicano Juan Francisco y a Betancourt; luego, Sebastián Valle pegó también doblete que empujó a Quiroz y Leo Heras dio elevado de sacrificio para que, en pisa y corre, marcara Ricky Álvarez.

La respuesta de Pericos fue inmediata, en la parte baja de ese mismo episodio, con sencillo de Alberto Carreón para mandar al home a Héctor Garanzuay; después, Jesús Arredondo recibió base por bolas y Sergio Pérez caminó de tercera a la registradora, en tanto Ricky Rodríguez pegó un sencillo para que Carreón y Salas pisaran la registradora.

Ya en el quinto rollo, Julio Borbón pegó sencillo que mandó a Garanzuay al plato, enseguida Endy Chavéz sacó sencillo que impulsó a Carreón y Borbón, y, finalmente, Arredondo regaló otro sencillo que aprovechó Chávez para la carrera once de Pericos.

Después, Leones quiso despertar con una carrera de Esteban Quiroz, pero ya fue demasiado tarde, ya que fue en la novena entrada, y al final la victoria fue para el pitcher abridor, el estadunidense Josh Roenicke.

Este último cumplió con una labor de cinco entradas y un tercio, en los que recibió siete imparables, uno de ellos de cuatro esquinas, le hicieron cinco carreras, regaló tres bases por bolas y registró tres ponches.

El estadunidense Deunte Heath se apuntó el salvamento, en tanto el cubano Yoanner Negrin cargó con la derrota en una labor de relevista largo.