César Tapia, el sueño de ser bicampeón

El catcher fue monarca de bateo en 2016, y aunque sabe lo complicado que es repetir, trabaja para conseguirlo

César Tapia
César Tapia (Imago7)

Ciudad de México

No es imposible, pero es algo que nadie ha conseguido en 91 temporadas: repetir el título de campeón bateador. Mantener el ritmo durante 111 juegos y no ser atacado por alguna lesión son dos de los factores que se requieren para pelear por esa corona, pero ninguna de las dos cosas está en manos del jugador, aunque puede hacer algo para ponerse en la mejor posición para lograrlo. Y César Tapia lo sabe.

“No lo tengo en mente, pero sí me gustaría volver a ser champion bat, un título de ese tipo hay que trabajarlo de todas maneras, cuidarse durante el año, trabajar y estar sano hasta la parte final son básicos, y sé que se puede repetir, pero nunca se sabe lo que pasará”, explicó Tapia.

“Lo que aprendí es que para que se den las cosas, lo más importante es disfrutar del beisbol”

El catcher de los Pericos de Puebla concretó en 2016 una campaña de ensueño, tanto en lo individual como en lo colectivo.

En la primera parte concluyó como el campeón bateador con .383 de porcentaje, y después fue elegido como el Jugador Más Valioso de la temporada, mientras que en la parte colectiva cerró el año como campeón de la Liga Mexicana de Beisbol.

Ahora es 2017, y César es un bateador al que el resto del circuito ya no puede ver igual cada vez que pasa por la caja de bateo, porque demostró de lo que es capaz de hacer con el bat.

Él es consciente que las cosas no son iguales todos los años, hay muchos factores que se combinan para que los resultados se repitan, y no todo está en sus manos, pero hay cosas que él sabe que puede controlar.

“Lo primero que aprendí es que para que las cosas se den, lo más importante es disfrutar del beisbol, nunca hay que olvidar que es un juego, muchos dependemos de él como trabajo, pero no deja de ser un juego, y lo que uno debe de hacer es disfrutarlo y divertirse, y eso es lo que hice el año pasado”, comentó.

“No lo tengo en mente, pero me gustaría volver a ser el campeón bateador de la Liga Mexicana”

Al transcurrir los primeros 20 encuentros de la temporada 2017, Tapia batea para .301, con 22 hits, cuatro jonrones, 15 producidas y el mismo número de anotadas, un trabajo que no ha sido tan sólido como lo fue en 2016, ya que a estas alturas su porcentaje era de .387.

Ya estamos en la temporada 2017, ¿qué piensas de lo que lograste en la campaña anterior?

Todavía no lo analizo, para ser sincero, a veces uno se pone a pensar, a recordar lo que hiciste el año pasado, y nunca imaginé que el 2016 tendría tantas cosas para mí como las que pasaron, todo es a base de esfuerzo, de trabajo, hemos luchado para conseguirlo y afortunadamente se dio todo, el campeonato de bateo, el título con los Pericos del Puebla y después llegó la nominación para Jugador Más Valioso, va a ser una temporada que nunca se me va a olvidar.

¿Qué hiciste distinto al batear, que te ayudara a tener esa campaña tan constante?

Desde finales del 2015 estuve trabajando en un ajuste en la mecánica de bateo, sobre todo en el trabajo previo a cada partido y eso me funcionó todo el año, lo estuve haciendo y al llegar al final de la temporada mi cuerpo respondió de una manera muy diferente; no me sentía cansado comparado con cómo me sentí en otras temporadas.

¿Y esos cambios que hiciste los mantienes para esta temporada?

Lo voy a hacer igual y sigo acumulando ejercicios que sé que me pueden ayudar a sentirme mejor físicamente, y esto lo he compartido con algunos, les digo mi experiencia, sobre cómo me sentí el año pasado.

Eres un jugador conocido en la Liga, pero con el cambio que realizaste al batear, ¿crees que los pitchers te vayan a lanzar distinto este año, sabiendo lo que eres capaz de hacer?

Posiblemente hagan algún cambio, pero también los conozco y puedo hacer ajustes, y es una de las cosas más emocionantes del beisbol, el reto entre el pitcher y el bateador, donde ellos piensan cómo pueden dominarme y yo cómo conectarles; va a ser un año muy bueno, me he preparado física y mentalmente para lo que viene.