Francisco Lugo, a ganarse su espacio

El pelotero llegó a los Vaqueros como refuerzo y tras empezar con actividad intermitente, ya ha jugado en varias posiciones en el lineup

Francisco Lugo, pelotero de Vaqueros
Francisco Lugo, pelotero de Vaqueros (Cortesía)

Ciudad de México

Llegó a los Vaqueros como un hombre para reforzar el roster, pero primero tenía la misión de ganarse un sitio y luego ver si se podía acomodar en el orden al bat. Era el pelotero nuevo en un equipo que tiene la misión y la presión de no solo volver a los playoffs, sino de ser protagonista, por lo que iba a tener el reto de aprovechar las oportunidades que se le dieran para convertirse en un jugador de peso. Y así lo ha hecho.

Francisco Lugo llegó a un mundo nuevo, distinto a lo que había vivido en sus etapas anteriores en los cinco años que tiene en la Liga Mexicana, por lo que lo primero que tenía que hacer era hacerse notar. Al principio, las apariciones se dieron a cuentagotas y las aprovechó porque bateó cuando entró al campo.

Al ver su aporte, el mánager del equipo, Ramón Orantes, poco a poco le dio más juego como titular. Y siguió respondiendo. Entonces llegaron momentos de experimentar colocándolo en distintos sitios del orden al bat. Y de una u otra manera, ha aportado con hits, producidas, carreras o moviendo a los corredores.

Así, pasó de ser un pelotero desconocido en una nueva tierra a un jugador que se acopló de forma perfecta al perfil del equipo y que ha sido un sólido complemento de nombres como Ricky Álvarez, Brad Snyder, Welington Dotel, Anderson Hernández y Jonathan Jones.

“Cada vez me siento más acoplado al equipo, un equipo nuevo con lo que estoy contento con lo que estoy haciendo”, explicó Lugo. “Al principio estaba un poco sacado de ritmo porque vengo de Yucatán, pero yo creo que es normal porque te toma un tiempo de estabilizarte bien y ya lo estoy consiguiendo”.

Francisco ha respondido de tal forma que es el pelotero regular con mejor porcentaje de bateo de los Vaqueros son su .359 tras 43 encuentros. Aun así, su meta principal es hacer que su nombre aparezca más veces en el lineup.

“Ha sido un proceso de acoplamiento el que he tenido que pasar en muchos sentidos. He estado trabajando fuerte para ganarme un lugar porque siento que todavía no lo tengo, pero estoy haciendo mi parte para poder llegar a ese momento”, explicó el bateador derecho que este domingo anotó dos veces, produjo una y pegó su cuarto home run de la temporada.

“Me ha estado moviendo en distintas posiciones y eso me hace sentir bien porque ven que puedo aportar de distintas maneras. La otra vez habló conmigo el mánager para decirme que me va a poner en posiciones, como sexto o séptimo para que esté produciendo más y le dije que con que me metiera al lineup yo iba a hacer lo que me pidieran porque siempre voy a dar todo lo que tengo para aportar”.

Francisco llegó a un equipo que ha calificado a playoffs en las últimas tres temporadas, pero no ha pasado de la primera ronda en ninguna de esas temporadas, por lo que los Vaqueros no solo tienen la misión de volver a obtener el pase, sino a ser contendientes en la Zona Norte. Ante eso, armaron un conjunto que trabajan para que les ayude a dar esos pasos que no han sabido dar.

“El equipo está unido, con juventud, fortaleza y rápido. No hemos aflojado en ningún momento y sabemos que con eso los resultados se nos van a seguir dando”, continuó Lugo, quien habló de que un ejemplo de lo que son capaces de hacer se dio cuando se levantaron de un paso donde tuvieron marca de 3-10.

“Seguimos jugando bien aún en esos juegos en los que perdimos, y retomamos el nivel. El beisbol siempre te lleva de regreso al punto donde estabas cuando no cambias tu filosofía ni dejas de trabajar y eso se vio, ya que nos salimos de ese mal paso y hemos vuelto a ganar y a estar peleando por los lugares de arriba”, sentenció.

El jardinero llegó a la Liga Mexicana en 2012 con los Tigres de Quintana Roo, con quienes vio acción en 49 duelos, después jugó con Yucatán, Ciudad del Carmen y la temporada anterior empezó con Aguascalientes y terminó con Yucatán, acumulando 358 juegos en su carrera.

Hasta ahora, su mejor año fue en 2015 con los Delfines, etapa donde participó en 108 juegos, con 46 anotadas, dos jonrones y 42 impulsadas. De mantenerse en el ritmo que tiene, Lugo rebasará esos números este año ya que tiene 43 encuentros, con 33 anotadas, cuatro vuelacercas y 28 empujadas.