Exitoso el plan de que en Diablos todos juegan

Los peloteros están contentos con el plan en el que se ha puesto a jugar a todos intercambiando la posición en el campo

Los Diablos Rojos durante el tercer juego de la serie ante Bravos
Los Diablos Rojos durante el tercer juego de la serie ante Bravos (Cortesía Diablos Rojos)

Ciudad de México

Desde que se supo que Diablos iba a buscar peloteros extranjeros para apuntalar su roster, el manager Víctor Bojórquez empezó a pensar cómo iba a acomodar el talento que llegaría con el que tenía. Los nombres de los refuerzos se fueron confirmando y el rompecabezas se mantenía. Al comenzar la pretemporada eso no cambió y la solución que encontró el staff de coacheo sorprendió cuando el día en que se presentó el equipo se anunció que se planeaba manejar dos line ups diferentes.

La calidad era demasiada como para tenerla sentada en el dugout, desperdiciándose, por ello, el alternar peloteros fue el plan original y después de seis juegos se ha respetado. Eso que causó sorpresa en algunos por no ser tan común, ha sido muy bien recibido por los peloteros, más por aquellos que nacieron en la institución y que son reconocidos por los aficionados.

"Es una gran motivación lo que se está haciendo, dime qué manager va a hacer eso en la actualidad", comento Jesús Fabela, jardinero que ha visto acción en cuatro de los cinco duelos, tres de ellos como titular. "Hoy los managers hacen su equipo y ese es el que van a usar toda la temporada pero el Flamingo (manager del equipo) tiene unas ideas muy buenas, haciendo cambios en el line up importantes, para tener a su equipo contento y eso le va a dar muchas más satisfacciones que malos sabores de boca".

Presentar ese plan y cumplirlo no solo le está dando resultados en el diamante a los pingos, que tienen marca de 4-2, sino que ha incrementado uno de los factores más importantes que se viven dentro de un equipo: la armonía.

Luego de cinco duelos los Diablos han utilizado a 15 jugadores de campo, dejando solamante al catcher Eduardo Revilla sin actuación en el campo. En contra parte, hay cinco que han estado en todos los órdenes al bat: Carlos Figueroa, Emmanuel Ávila, Alexei Ramírez, Henry Urrutia y David Vidal.

En todo ese acomodo de peloteros, el staff de coacheo ha contado con una variable sumamente valiosa, la de tener peloteros que cubren varias posiciones, lo que ha facilitado las cosas. Así, se ha visto a Alexei como short stop, designado y primera base o a David Vidal como jardinero, primera base o intermediarista. De igual forma, los mexicanos que parecía perderían oportunidades luego de ser peloteros de confianza en las temporadas anteriores, las han mantenido, como Iván Terrazas, Ávila, Figueroa, Juan Carlos Gamboa y el propio Fabela.

"Al traer un extranjero uno puede sentirse menos y pensar 'tanto que me costó ganarme un lugar y ahora llegan y nos lo van a quitar', pero si tú quieres tener un lugar te lo debes de ganar, no importa quién esté ahí. Si trabajas duro le puedes quitar el lugar al que sea", es la filosofía que tomó Fabela pero que tienen el resto de peloteros de casa.

"Por donde lo veas no hay huecos. Tenemos una base mexicana muy fuerte que nos conocemos desde hace muchos años y la gente se ha dado cuenta de lo que somos capaces de hacer".

Hasta el momento la llegada de extranjeros le ha traído cuentas positivas al equipo, ya que los cuatro misiles que se integraron al line up han aceptado el plan de trabajo y han ayudado a que la armonía se haya dado.

"Los extranjeros son los que llegaron a adaptarse, aquí los apapachamos para que se sientan bien y se unan al equipo y la gente se ha dado cuenta de que nos hemos acoplado muy bien con todos ellos", sentenció Fabela.