David Reyes logra su revancha

El pitcher de los Diablos Rojos se olvidó de la peor apertura en su carrera para ser el abridor del equipo que más entradas ha lanzado en un juego en la temporada

David Reyes, pitcher de los Diablos Rojos del México
David Reyes, pitcher de los Diablos Rojos del México (Cortesía Diablos Rojos)

Ciudad de México

El beisbol siempre da revanchas. Y David Reyes se preparó y la consiguió pronto. Después de que tuvo una presentación de solo 0.2 entradas en las que le hicieron cinco carreras, el abridor derecho de los Diablos volvió al centro del diamante el miércoles y respondió con la mejor actuación para un abridor colorado en lo que va de la temporada. Ansiaba esa revancha y no la desaprovechó en cuanto tuvo oportunidad.

"Ya debía tener una salida buena luego de que la vez pasada nos fue muy mal", explicó Reyes al terminar la práctica del equipo antes del tercer juego de la serie frente a Saltillo. "Toda la semana trabajé para poder tener una salida como la que tuve y eso me tiene muy contento porque conseguimos el triunfo, luego de que mis compañeros respondieron a la ofensiva".

Reyes tuvo una desagradable experiencia el 29 de marzo frente a los Bravos de León, en su segunda aparición, ya que esa noche apenas pudo sacar dos outs luego de enfrentar a ocho rivales en los que le anotaron cinco carreras y le pegaron seis hits. Ese fue su trabajo menos productivo en la Liga de Verano desde que se probó como abridor en el 2012, teniendo su peor salida previa el 2015 cuando trabajó 1.0 entrada.

"Sí es un reto la parte mental (volver a lanzar después de un mal juego) pero eso queda atrás cuando empiezas a sacar outs al principio del juego, así agarras confianza. Si uno se acuerda de lo que pasó y llegas con desconfianza las cosas no salen bien. Desde el bullpen empecé a ajustar mis pitcheos, fue un ajuste adecuado comparado con la salida pasada", continuó Reyes.

El cambio radical entre una y otra salida en esta ocasión sí se consiguió después de trabajar en algunos detalles, específicamente en el tema de la comunicación que tuvo con el catcher Carlos Corporán.

"Con él la vez pasada tuvimos un problema porque nos cruzamos un poco con los pitcheos y le pedí que nos juntáramos con Ricardo Valenzuela (el otro catcher) para platicar, ya que con Ricardo he tenido más tiempo trabajando, y eso me ayudó mucho porque me llevó el juego muy bien y como le dije, a mi no me gusta aferrarme a un catcher, simplemente acepto al que le toque y nos fue bien esta vez".

David confirmó que se sintió mucho mejor desde que empezó a calentar en el bullpen, ya que desde ahí la localización de sus lanzamientos mejoraron, especialmente con los pitcheos rompientes, que en esta ocasión sí estuvieron rompiendo fuera de la zona de strike, con lo que resultaron ser efectivos.

Sintiéndose bien, el derecho se enfrascó en un duelo de pitcheo contra Frankie De la Cruz (abridor de los Saraperos), quienes llegaron a la parte alta del séptimo inning con solo una carrera admitida y tres imparables. El pitcher escarlata sacó los tres outs de ese capítulo en tres hombres para ver que su ofensiva explotara con ocho carreras con las que se rompió el empate y le permitió aspirar a su segundo triunfo del calendario. Y ya con la revancha consumada, el panorama tiene una mayor motivación.

"La expectativas son buenas. Desde que llegué así eran y lo que hice ayuda a confirmarlo, porque sé que una mala salida no cambia las cosas y nos desanima, el objetivo es tener un buen arranque y terminarla sólidamente", sentenció.