Mayora llega a 35 juegos al hilo con hit

El jugador de Durango está a un encuentro con imparable de empatar la marca de la Liga Mexicana

Daniel Mayora
Daniel Mayora (Cortesía Saraperos)

Saltillo

Otra vez fue con emoción y con un poco de polémica, pero la racha se mantiene y ya solo necesita dar hit el próximo martes para empatar la marca de la Liga Mexicana. Daniel Mayora llegó a la octava tanda sin imparable en tres apariciones en el plato, y perdiendo 10-3, era su última oportunidad para dar imparable y mantener la racha... y llegó de forma angustiante.

Frente a los pitcheos del relevista Luis Ángel Daniel, Mayora mostró paciencia ya que en cuenta de 2-2, vio una recta y pegó rodado hacia la tercera, muy cerca de donde estaba Christian Zazueta, quien no pudo tomar el batazo y la pelota se fue hacia el jardín izquierdo, con lo que dio un paso más y llegó a 35 choques al hilo pegando imparable.

Ahora, con esta gran actuación, el venezolano tendrá cuatro días para prepararse para el gran día. Mayora fue elegido para el Juego de Estrellas y estará en las actividades que se realizarán en Campeche, para el martes volver al diamante para buscar la hazaña. Daniel y los Generales estarán jugando en casa, en Durango, para abrir serie contra los Bravos, y ese día podrá empatar el récord de 36 choques con imparable, marca que fue establecida en la temporada del 2000 por Luis de los Santos y que empató Carlos Gastelum en el 2012.

Mayora terminó la gira en Saltillo con cinco imparables conectados, luego de que pegó dos en los choques iniciales. En cuanto a lo que sucedió en el juego, los Saraperos de Saltillo le pegaron 11-3 a los Generales, con cuatro carreras en la quinta tanda y tres más en la séptima, en una noche donde José Manuel Orozco produjo cuatro anotaciones. Mayora se fue de 3-1 con una base por bolas.

Por su parte, Néstor Molina lanzó siete episodios en blanco y encaminó de esta forma a los Rojos del Águila de Veracruz a rescatar el último de la serie venciendo 7-2 a los Bravos de León, en encuentro realizado en el estadio La Fortaleza Domingo Santana.

El venezolano permitió únicamente dos hits, cero carreras, una base y cinco ponches, disminuyó su efectividad a 1.75, mientras que el descalabro correspondió al abridor de los Bravos, Alfonso Sánchez.