Los contendientes de la Zona Norte en la LMB

Aguascalientes, Diablos y Monclova tienen equipo para estar luchando por los cuatro sitios a playoffs, mientras con Durango existe una total incógnita sobre lo que podrá hacer

Diablos Rojos y Acereros son dos de los equipos contendientes a los playoffs
Diablos Rojos y Acereros son dos de los equipos contendientes a los playoffs (Imago7)

Ciudad de México

Los Toros de Tijuana son los campeones defensores de la Zona Norte, pero hay tres equipos que irán a su caza y que tienen el perfil para amenazarlo, especialmente Monclova, que cuenta, quizá, con el roster más fuerte del pelotón.

Esta es la previa de cuatro equipos norteños:

RIELEROS DE AGUASCALIENTES

El plan: que no se caigan otra vez

Ha sido un equipo competitivo en las últimas temporadas, presenta rosters balanceados que sobre todo dan espectáculo a la ofensiva, han estado en la pelea en gran parte del calendario, pero al final se les acaba el gas. Con un roster casi intacto, el nuevo mánager debe crear un itinerario adecuado para que la gasolina les aguante 111 juegos y tengan para los playoffs.

Con experiencia de 12 temporadas, Homar Rojas llega a dirigir a los Rieleros de Aguascalientes que, ya sea por lesiones, bajas de juego o una planeación poco adecuada, no le aguantan el ritmo a sus rivales y poco a poco se quedan atrás, hasta que quedan eliminados. La temporada anterior tuvieron marca de 30-22 después de los primeros dos meses, pero llegó la debacle: 7-14 en junio, 11-16 en julio y 5-6 en agosto, para un combinado de 23-36. Así terminaron en sexto sitio.

Homar arriba a la novena con un plan de trabajo que en Monclova le funcionó, y seguramente le dará resultados, a pesar de sufrir como nadie cada que juega de local en un parque que es una pesadilla para los lanzadores. Con los Acereros se ponían metas de triunfos por semana y por mes, cifras que acumuladas les permitía estar al final en la zona de calificación.

El club tiene como líder a Saúl Soto, quien ha sido bien apoyado por Jesse Castillo, Diory Hernández y Carlos Rodríguez. Para complementar firmaron a J.C. Linares y José Vargas. En el pitcheo llegan Roy Merrit, Ariel Peña, Francisco Del Rosario y el ex ligamayorista, José Valverde.

Estos nombres, más algunos jóvenes, van a redondear un roster que no debe tener problemas para mantenerse como una ofensiva explosiva (cuarta en LMB en porcentaje, carreras anotadas y jonrones). Tuvieron un promedio de 5.3 anotaciones por duelo, el problema es que en su estadio padecen y terminaron con un 4.97 de PCL.

ACEREROS DE MONCLOVA

Nada menos que ser campeón

Llegó una nueva directiva y el equipo se ha armado al máximo, aprovechando los elementos que tenía y agregándole calidad y poder tanto en el montículo como en la caja de bateo, por lo que de inmediato se convierte en un equipo con talla para campeón.

Gerardo Benavides Pape se hizo del equipo monclovense para hacer lo que en sus 43 años de existencia no han logrado, y el primer movimiento fue armar un roster equilibrado y que parece sin debilidades.

El primer ajuste fue en la dirección. Los Acereros tienen en Wally Blackman a su nuevo timonel. El estadunidense llega tras manejar en las sucursales de los Mets de Nueva York y la apuesta es hacer que esa experiencia le haga acomodar todas las piezas para que la maquinaria produzca triunfos en la temporada regular y, sobre todo, en los playoffs.

El club ha calificado a postemporada en las últimas cuatro campañas, pero la anterior fue la más sólida tras conseguir 69 triunfos, aunque se quedó en el camino en los playoffs. Ahora todo apunta a levantar la Copa Zaachila.

En definitiva será un equipo distinto.

Su ofensiva, que fue la octava en la LMB con su .283 de porcentaje de bateo, ahora tiene a Willy Taveras, Daric Barton, Nyjer Morgan, José Manuel Rodríguez, Rubén Rivera, Óscar Sanay, José Amador, Matt Clark y Rodolfo Amador como las nuevas caras en la alineación.

En el centro del diamante, el 3.78 de PCL de la temporada anterior podría quedar muy arriba de lo que pueden hacer con este nuevo staff de pitcheo.

Los Acereros ahora contarán con una rotación con Mauricio y Orlando Lara (que el año pasado acumularon una marca de 22-6), Héctor Galván y Arturo Barradas, y tienen de vuelta a la sensación de Josh Lowey. Para cerrar los juegos podrán llamar del bullpen a Chad Gaudin.

DIABLOS ROJOS DEL MÉXICO

Responden como equipo grande

Así es como responden los Diablos Rojos a la experiencia de quedar fuera de los playoffs después de hacerlo por 33 campañas consecutivos: jugar solo con peloteros nacidos en México, la gran mayoría de ellos formados en su Academia en Oaxaca. Es la vía con la que buscan no solo volver a los playoffs, sino con la que quieren recuperar la categoría.

El conjunto decidió responder a la apuesta que otros equipos han hecho con los peloteros mexicoamericanos abriéndole la puerta a una mexicanización, sabiendo la profundidad que tienen en su centro de desarrollo de talento, buscando además a algunos jugadores que puedan aportar poder al bat. Trajeron de vuelta a Miguel Ojeda, quien tras dirigir tres campañas a los capitalinos (siendo campeón en 2015), trabajó en las sucursales de los Gigantes de San Francisco.

El reto no solo es abrirle la puerta a más jóvenes o basar su éxito en nombres establecidos con el equipo, así decidieron traer a Jorge Vázquez y Luis Alfonso García, dos bats de probada experiencia en la Liga Mexicana y con los que buscan poder. Cualquiera de los dos puede ocupar el cuarto peldaño en el line up. Este par de peloteros completará una alineación que tiene a nombres ya consolidados en la novena como Iván Terrazas, Carlos Figueroa, Juan Carlos Gamboa, Ramón Urías o Emmanuel Ávila, y cuentan con el regreso de Sergio Omar Gastélum.

En cuanto al pitcheo, mantienen a los abridores que fueron su base en 2016, con Arturo López, Juan Pablo Oramas, Marco Duarte, Efrén Delgado y David Reyes, un grupo que pretende reivindicarse tras una campaña con muchos altibajos. En el relevo la responsabilidad estará en brazos jóvenes que ya han defendido la camisola colorada.

GENERALES DE DURANGO

La incógnita de los Generales

Fueron meses de sufrir y todavía están trabajando para poder jugar. La aparición de los Generales de Durango resultó un tema que trajo muchos dolores de cabeza y todavía no acaban, ya que con todo el alboroto que se produjo desde septiembre con las amenazas de los Tigres de dejar la liga y que se extendió hasta semanas atrás cuando se confirmó que sí habría temporada, el conjunto estaba en duda para participar. Y apenas su maquinaria empezó a trabajar.

Problemas para probar que tendrían apoyo económico no solo para sostener al equipo, sino para que su estadio esté listo, los han hecho ir en otro ritmo, comparado con los demás. Así, es una incógnita qué novena presentará y para qué le alcanzará.

Joe Álvarez es el mánager, quien tuvo que trabajar de manera distinta a como se hace normalmente, ya que por toda la incertidumbre que existió, aplicó un formato de preparación donde la mayoría de los peloteros se puso en condición en sus casas. Los jugadores llegaron en buena forma, pero en este momento aún no están en el punto que se necesita para empezar a jugar. Aun así, el viernes estarán en el Parque Romo Chávez de Aguascalientes para comenzar la temporada.

Los Generales heredaron el roster que fue de los Delfines de Ciudad del Carmen, y a partir de ahí empezaron a mover las piezas que tenían, ya que necesitan más poder y más pitcheo para competir en el Norte. Llegaron Santiago González, Yadir Drake, Daniel Mayora, Julio Rivera, Daniel Núñez y César del Ángel, así como Amilcar Gaxiola, Jon Sintes y Román Rivas.

Es complicado saber cómo va a reaccionar y cómo será el funcionamiento en su parque, si será un sitio de bateo o de pitcheo, aunque difícilmente como Ciudad del Carmen.