Yucatán, a tener lo que le ha faltado

Yucatán inició el certamen como equipo contendiente, y tras la experiencia de las últimas dos temporadas, trabaja con una filosofía con la que pretende dar el paso que no ha podido lograr

Leones de Yucatán durante entrenamiento
Leones de Yucatán durante entrenamiento (Tomada de Twitter: @LeonesOficial)

Ciudad de México

Consistencia, eso parece ser que le ha faltado a los Leones de Yucatán para dejar de ver que el equipo rival es el que celebra el título de la Zona Sur y su pase a la Serie del Rey, después de que los melenudos fueron el mejor conjunto de su pelotón. ¿Y cuál es la forma en la que buscan alcanzarlo? Pensar en una cosa a la vez.

Yucatán terminó la temporada regular del 2015 y 2016 como el primer sembrado del Sur, eso evidentemente los hacía los principales favoritos. Ganaron su primer choque y llegaron a la final, pero hasta ahí llegaron.

Primero los venció Tigres de Quintana Roo y luego Pericos de Puebla, quienes estuvieron detrás de ellos en la campaña regular pero encontraron la fórmula para ponerle punto final a la temporada. Doloroso, fuerte, decepcionante, todos esos adjetivos embonan perfectamente en las líneas finales de la historia de la novena yucateca.

¿Cómo enfrentar la campaña 2017? El primer punto es darse cuenta de que tenían la base para ser exitosos. Se mantuvo el mánager Willie Romero, se conservó la base mexicana, se aseguró que elementos en los que se sostuvo la estructura volvieran. Conociendo los huecos que provocaron que flaquearan al final, los resanaron. Entonces llegó el momento de hacer una sinergia entre lo que son capaces de hacer dentro del diamante y la filosofía. Esa es la base desde la que parten.

“Hemos tenido un arranque bastante bueno, contra equipos fuertes”, explicó Romero, quien está en su tercera campaña al hilo manejando al club. “Nosotros seguimos trabajando día a día para ir sumando los triunfos que queremos. No todos los días son iguales y tenemos que trabajar para buscarla consistencia, que es lo que necesitamos”.

Reconocen que después de campañas de 77 y 66 triunfos, a la hora cero les faltó mantener el equilibrio. ¿Cómo se reflejó esa falta de consistencia?

“A cualquiera le puede pasar, pero, ¿qué es lo que nos ha faltado? Bateo oportuno”, expresó el manejador. “Son series donde todo puede pasar y es lo que nos sucedió”.

Sabían que estaban en el camino correcto y que solo necesitaban reforzar algunas áreas para no tener debilidades. Así llegaron Leo Heras y Esteban Quiroz.

Leo Heras y Esteban Quiroz. “Es un equipo con experiencia y la llegada de ellos nos aporta muchas cosas, eso es lo que buscábamos, tener nombres con peso para responder cuando se les necesite”. Y eso es lo que ambos les pueden dar no solo a la ofensiva, sino también a la hora de defender.

El club empezó fuerte. Barrió a Quintana Roo, dividió con Tabasco (el otro juego fue cancelado por lluvia) y barrió a Campeche, así se pusieron con marca de 7-1. Aunque viajaron a la ciudad de México para perder los tres duelos contra los Diablos, en Tijuana ganaron dos. El balance hasta ahora es: 9-6.

“Estamos bien, esto va engranando poco a poco, conforme empieza a avanzar la temporada podemos tomar el ritmo y el nivel que somos capaces de alcanzar. Empezamos con buen récord y eso lo sabemos, y disfrutamos lo que estamos haciendo”, dijo Willie.

El conjunto tiene en este momento un equilibrio. Son el quinto mejor conjunto al bat con su porcentaje de .293, saben que en los parques de la Zona Sur se batea poco y por ello también han apostado a mover a sus corredores, siendo el cuarto club con más bases robadas, con 13.

En el pitcheo no es extraño verlos en la parte alta, ya que con el 3.57 de promedio de carreras limpias son el segundo mejor club de la liga, con un staff de relevistas sumamente confiables que suma 17 holds y presumen un .988 de porcentaje defensivo, el número 2 de la LMB. Están armados para ganar.

“Este año tenemos una base nacional fuerte, de experiencia, que ya ha tenido a algunos que han sido campeones, y de los extranjeros, iremos viendo los que se mantienen en el resto de la temporada, pero ellos nos van a ayudar mucho. Aún falta mucho pero estamos bien hasta ahora y no queremos ir más allá del día a día”, continuó Romero.

Willie en las dos temporadas anteriores, y conociendo que al calendario le quedan poco menos de 100 juegos, el manejador no se visualiza con uno y otro resultado, en una posición o en otra, no quiere apostar más que en las cosas que sabe que tiene el control. ¿Cómo se ve dentro de cuatro meses, en la recta final de la temporada?

“Me veo trabajando, como todos los días, luchando y sé que todos estamos concentrados y enfocados en el mismo objetivo de seguir para lograr y repetir lo que hemos hecho en los últimos años”, sentenció.

Y para ir midiendo el agua para saber en dónde realmente están parados, Yucatán volverá a casa, el parque Kukulcán, para recibir a Monclova y Monterrey, dos equipos que son considerados favoritos en la Zona Norte, y quizá, para aquellos que les gusta ver a futuro, podría ser el adelanto de la final de la Liga Mexicana, ¿por qué no?