En extra innings, los Astros empatan la Serie Mundial

Houston sufrió pero derrotó en la undécima entrada a los Dodgers de Los Ángeles en el Clásico de Otoño con lo que la Serie se empató 1-1

Los Ángeles

La pregunta es: ¿qué nombre le pondrías a la película que presentaron Astros y Dodgers en el Juego 2? ¿La Historia sin fin? ¿Vértigo? ¿El Exorcista? ¿Encuentros cercanos del tercer tipo?

Sin duda alguna lo que se contó quedará en la historia porque fue el primer triunfo en la vida de Houston en una Serie Mundial y aunque tardó 4:19 horas, llegó con tres jonrones en extrainnings, y así fue como los Astros vencieron 7-6 a los Dodgers para empatar la Serie Mundial.

Houston estuvo a tres outs de perder el duelo, caía 3-2 y enfrentaba al taponero de los Dodgers, pero así como él es un cerrador de Grandes Ligas, los bateadores también lo son, y Marwin González se lo demostró al mundo al empatar el duelo con un jonrón solitario en la alta de la novena tanda.

Pero eso solo fue el principio de un caótico, estresante, angustioso pero histórico final en el que Astros anotó cuatro veces más (dos en la décima y dos en la tanda 11), mientras los Dodgers se quedaron en tres anotaciones y así se escribió el primer triunfo de los Astros.

"Increíble. Sí te gusta el béisbol, el béisbol de octubre, esto es algo que nunca se había visto y que nunca se va a olvidar", así es como describió AJ Hinch al duelo donde la novena que dirige obligará a que haya tres juegos en Houston.

Hasta la parte alta de la novena entrada no importaba que los Dodgers solo hubieran dado dos hits en todo el juego, ya que esos dos indiscutibles habían sido jonrones y ganaban 3-2. Pero después de la parte alta de esa tanda sí importó, porque por eso el duelo se empató y fueron necesarias dos entradas más para conocer al ganador.

Marwin González empató en la novena tanda con un jonrón que mandó el duelo a extrainnings. José Altuve y Carlos Correa pegaron back to back para ser ahora ellos los que estaban a tres outs de ganar su primer juego en una Serie Mundial. De estar abajo 3-2 en la novena a ganar 5-3 en la décima. Pero Dodgers los alcanzó con un jonrón de Yasiel Puig y con un sencillo de Enrique Hernández que produjo el 5-5.

"Fue un juego muy difícil para concretarlo. Todo se llevó al extremo, todo llegó a un punto en el que parecía que no iba a acabar de nuestro lado. Las emociones estuvieron a un nivel de un juego de Serie Mundial", continuó el manejador.

Y Justin Verlander no perdió

Si le hubieran dicho a los Astros que Justin Verlander y su relevo solo iban a recibir dos hits en el juego, seguramente aceptarían gustosos esa idea. Pues así fue, Dodgers estuvo controlado por los pitchers de los Astros pero con esos dos imparables les bastó para tomar una ventaja de 3-1.

Aunque el bullpen había estado intocable a lo largo de 28 entradas consecutivas, en las que no les hicieron carrera en estos playoffs, los Astros tenían un poco de magia.

Marwin González empezó la novena tanda sacándose de la chistera un home run que nadie esperaba. Estaba lanzando el cerrador Kenley Jansen y el público ya saboreaba el triunfo. Pero no. No llegó en ese momento ni más adelante.

Ese jonrón no solo despertó a los Astros y calmó un poco el crecido ímpetu de los angelinos, también evitó que Justin Verlander perdiera su cuarto juego de Serie Mundial, y es que con un juego de seis innings y solo dos hits admitidos, no merecía perder.

Ahora la Serie Mundial viaja a Houston donde habrá juegos el viernes, sábado y domingo