Diablos repite la dosis; vence 10-5 a Toros

Aprovechando descuidos del rival y con seis carreras en el primer tercio del juego y una noche de seis producidas de Cyle Hankerd, el equipo capitalino toma ventaja de 2-0 en su serie de playoffs

Diablos venció a Toros.
Diablos venció a Toros. (LMB)

Ciudad de México

Como sucedió en el primer juego de la serie, para ganar en playoffs, todo cuenta. Los batazos oportunos le permitieron a los Diablos anotar varias veces pero también los errores del rival les ayudaron en este objetivo. Otra buena actuación de su defensiva evitó que les hicieran anotaciones de más a los 'pingos', aunque el mal corrido de bases de los fronterizos también colaboró con los colorados. Así, el equipo capitalino venció 10-5 a los Toros para tomar una buena ventaja en esta serie.

El encuentro fue de ofensivas, el pitcheo, sobretodo el abridor, batalló. Toros anotó cinco veces y pegó diez hits, Diablos timbró diez ocasiones y sumó doce imparables. Ambas escuadras cometieron un pecado.

Cyle Hankerd mostró que es uno de los extranjeros más rentables del año para el equipo y su bat respondió con dos jonrones (en la tercera de tres carreras y en la octava de dos) y seis empujadas (la primera con un golpe con casa llena).

Los abridores (Logan Durán y Juan Pablo Oramas) no fueron protagonistas, solo acumularon 6.1 tandas en las que les anotaron 10 carreras. El daño que les hicieron a ellos fue definitivo, ya que el relevo sólo permitió cinco anotaciones.

Con este triunfo de los 'pingos' la serie viaja a Tijuana, donde se reanudará el viernes a las 21 horas del centro.

Las carreras que no haces...

El martes, el equipo se fue de 5-1 con corredores en posición de anotar, ayer también desaprovecharon esas oportunidades, a pesar de que movieron su line up para buscar una actuación distinta, no les funcionó del todo.

El miércoles tendrían enfrente un pitcher zurdo y vinieron ajustes al line up buscando hacer el daño que no pudieron un día antes. Sentaron al zurdo Luis Mauricio Suárez, integraron al derecho Enrique Trujillo como segundo en el orden y mandaron al octavo peldaño al ambidiestro Maxwell León.

Y en su primera aparición al plato tuvieron resultado. Eduardo Arredondo y Trujillo dieron hit y Oscar Robles los movió con toque de sacrificio. Otra vez corredores en posición de anotar, pero de nuevo no llegó el batazo oportuno; una rola al short les dio una carrera pero dejó el daño hasta ahí, porque Dustin Martin fue ponchado.

Y solo como una muestra de que en playoffs se llega a explotar con todo, los Diablos hicieron las carreras que los Toros no pudieron. El tándem Figueroa-Urías volvió a hacer daño, ambos dieron de hit, ambos anotaron, aunque no fueron los únicos. Iván Terrazas y Japhet Amador también pegaron sencillos, y Cyle Hankerd fue golpeado con las almohadillas congestionadas. Así se pintó un 3-1.

Se acabó el pitcheo

Después de la turbulencia de un primer inning de cuatro carreras y seis hits, el segundo rollo se fue en orden para ambos lados, pero en el tercer capítulo el primer abridor se tambaleó y terminó su labor. Dos bases por bolas para abrir y un jonrón de tres carreras de Hankerd no solo se tradujo en un pesado 6-1 para los fronterizos, sino que puso a trabajar al bullpen, en una noche que fue muy ajetreada para ellos.

Ahí se acabó el trabajo de Logan Durán (dos tandas, cinco hits y seis carreras) y empezó el desfile de lanzadores.

Pero no solo Durán tuvo que salir antes de lo programado. Después de anotar una ocasión en el cuarto inning (6-2), los Toros mostraron parte de su poderío ofensivo en la quinta. Llenaron la casa con un hit y dos pasaportes seguidos y ahí se despidió Juan Pablo Oramas (4.1 entradas, cinco hits cuatro carreras).

El peligro era inminente y era otra oportunidad importante para los visitantes. Casa llena con un out. Lew Ford elevó a primera base. Una falla más, pero no la más grave. Dustin Martin vino al bat, sacó una rolita débil con el rumbo a la inicial, la tomó el pitcher y de forma descompuesta tiró a la primera. La pelota se fue hacia el jardín y dos corredores timbraron el 6-4. Pero cuando se pensaba que tendrían dos corredores en posición de anotar, Martin llegó a la segunda almohadilla pero se pasó y fue puesto out. Su mal corrido de bases los detuvo.

En la octava volvieron a poner gente en base pero el batazo oportuno no llegó y vieron cómo se les iba otra oportunidad. Una más, la última de la noche fue en la novena cuando dejaron otros dos en base. En total se fueron 0-12 con corredores en posición de anotar.

Hankerd se voló la barda en la octava baja con un compañero en base para ponder el definitivo 10-5 y llegar a 6 producidas en este duelo.