Diablos enfrentan su prueba de fuego

Los Diablos Rojos visitarán a Laguna y Monclova, en una semana en que se puede definir si se meten de lleno a la pelea por los playoffs o si ponen en riesgo su presencia en la fiesta final

Celebración escarlata en el Beto Ávila.
Celebración escarlata en el Beto Ávila. (Cortesía LMB)

Ciudad de México

Si es un equipo hecho para estos playoffs, es el momento de demostrarlo. Luego de terminar la semana con marca de 4-2, Diablos Rojos se mantiene en posición para pelear por un boleto a la postemporada, y la forma en que debe demostrar que merece ser uno de los invitados es meterse a la casa de dos de los equipos que están arriba en el standing, y no le queda de otra porque se le acaba el tiempo.

Quedan 17 juegos en el calendario, encuentros sufi cientes para que los pingos recorten la distancia con el cuarto sitio (Laguna) porque están a cinco duelos de distancia, ya sea para quedarse en ese lugar o para forzar el juego de eliminación. "Vamos a seguir peleando y a seguir jugando como playoff s como lo hemos hecho, ya que hemos visto que hemos jugado mejor que en ocasiones anteriores.

Nos quedan 17 juegos y sabemos que aún nos podemos meter a los playoff s", explicó Víctor Bojórquez, mánager de los capitalinos. "Solo hay que buscar la manera de que el beisbol nos dé como nos ha dado cuando jugamos fuerte y agresivo y sabemos que así van a regresar los buenos resultados". Diablos le dio el mando del barco a Bojórquez el jueves 7 de julio, y desde ese punto el club escarlata tiene marca de 10-6, lo que no solo le ha permitido mantenerse en el quinto lugar, sino acercarse al cuarto.

En este lapso han aprovechado encuentros contra rivales que ya no pelean un lugar a playoff s, como Reynosa, Veracruz y Oaxaca, ganando todas esas series, aunque también se han tenido que ver las caras con los dos líderes de Zona, Monterrey y Puebla, conjuntos que están lejos de ellos. A pesar de la diferencia de triunfos que tienen frente a esas escuadras, han tenido posibilidades de no solo ganarles un juego sino toda la serie, como sucedió el fi n de semana contra los poblanos.

"Pericos es el mejor equipo de la Liga y demostramos en el campo que tenemos con qué ganarles, incluso solo por algunos pequeños detalles que se presentaron se nos fueron los dos primeros choques que los pudimos haber ganado. El triunfo (del domingo) nos va a dar el empujón para estar pelean más fuerte por la califi cación", explicó el manejador colorado.

"El triunfo es importante para levantar el ánimo del equipo porque estamos en un buen tiempo de acomodarnos en un mejor lugar en el standing y es lo que hemos estado peleando. Estamos tratando de sacar la mayor cantidad de juegos porque así es como nos vamos a colar a playoffs".

El club se metió en una mala racha durante la temporada que lo relegó a los lugares de abajo en el standing. Al avanzar el calendario se prendieron los focos rojos al ver que no había una mejoría y que de seguir así, se ponía en riesgo la racha de apariciones consecutivas en postemporada, que inició en 1983. Eso se convirtió en una carga extra para los peloteros que todavía tienen sobre ellos.

"Sabemos que tenemos un equipo para aspirar a un campeonato, eso lo sabemos, que las cosas no se nos han en el terreno de juego eso es distinto, pero que el equipo es bueno lo sabemos. Estamos empujando a los muchachos para que estemos peleando más fuerte. A veces la situación en la que estamos pone las cosas un poco tensas y eso hace que los muchachos estén preocupados y a veces quieren hacer de más y así las cosas no resultan. Ahí es cuando nos toca a nosotros calmarlos, tranquilizarlos para hagan lo que les corresponda a cada uno para poder sacar los juegos", dijo Bojórquez.

Y algunos ejemplos de eso se presentaron el domingo, cuando Emmanuel Ávila y Cyle Hankerd no estuvieron de acuerdo con el conteo del umpire de home y le reclamaron, situación en la que el mánager salió para calmar a los peloteros y evitar que los expulsaran, algo que pudo resultar dañino para el equipo. Con la presión de tener que ganar la mayor cantidad de los 17 juegos que les quedan, el club enfrenta una semana crucial que puede marcar su futuro inmediato. Visitarán a Laguna y Monclova, dos novenas que están arriba de ellos, por lo que perder ambas series (y más si son barridos) puede mandarlos más lejos en el standing, aunque sacar cuentas positivas recortarían distancia. Sabiendo eso, el club decidió darle una pequeña pausa a sus peloteros este lunes.

"La semana anterior tuvimos una práctica ligera el lunes solo para estirar los músculos pero este lunes (ayer) los vamos a dejar tranquilos, que se relajen. Más que un cansancio físico lo que tienen es un cansancio mental, así que es importante que se relajen y descansen un poco del béisbol y tomen las cosas con calma para llegar de la mejor manera para ganar el juego del martes", sentenció.