Derek Jeter se despidió de Yankee Stadium

Adiós Capitán... Derek Jeter se despidió de NY con un imparable, que valió victoria sobre Orioles 6-5

Nueva York

Derek Jeter se despidió de Nueva York, en Yankee Stadium, contra Orioles de Baltimore, admirado incluso por los muchos que odian a los Yanquis.

Último turno en la madera, novena entrada; 5-5 en la pizarra y, como si de novela se tratara, el capitán remolcó la rayita del triunfo: 6-5. 

Jeter, de 40 años, es un ídolo y un mito en el Bronx, pero también en el resto de los Estados Unidos, héroe al que nunca lo salpicó la mancha del doping.

"Me han visto crecer los últimos 20 años. Yo también los he visto a ustedes. Algunos también se están haciendo mayores. Gracias por hacerme sentir como un niño los últimos 20 años", dijo Jeter el 7 de septiembre, día del homenaje oficial en su siempre hogar.

El domingo, en Boston, en Fenway Park, pondrá fin a su exitosa carrera de 20 años en la Ligas Mayores.

Desde febrero, cuando anunció que la actual sería su última temporada, cada día es un homenaje, una oportunidad de decirle adiós.

"Es el mejor embajador que podía haber tenido durante mi etapa como comisionado", dijo Bud Selig, quien llegó en 1992 y se despide en enero, coincidiendo con la "era Jeter".

Las marcas que lo patrocinan aprovechan para demostrar que cuenta con el respeto de todos y que está tan identificado con Nueva York (nació en Nueva Jersey).

"Cuando era niño mi jugador favorito era Joe DiMaggio. Lo que él significó para mi generación es lo que Derek ha significado para la suya. Celebro verlo junto a los héroes de mi juventud como Babe Ruth, Lou Gehrig, Mickey Mantle y otros", dijo Selig al situar a Jeter en el Olimpo del beisbol.

Jeter es el sexto jugador con más hits en la historia del deporte y el que más con la camiseta de Yanquis.

Es, además, el líder histórico de hits en postemporada (200), el cuarto con mejor porcentaje de bateo en Series Mundiales (.321), el que más carreras logró en playoffs (111); el jugador que más temporadas vistió de yanqui, el segundo en enlazar ocho campañas con al menos 200 hits...

Pero, sobre todo, destacan sus cinco títulos de las Series Mundiales.

Por todo ello, se apuesta para que dentro de cinco años, cuando sea elegible para entrar en el Salón de la Fama, lo haga con el mayor porcentaje de votación de la historia. Tom Seaver recibió en 1992 el 98,84 por ciento, un récord.

"Es tan venerado. Ha alcanzado un estatus de emblema a nivel nacional mayor que cualquier jugador de su época", dijo Brad Horn, vocero del "Hall of Fame".

La entrada en el Salón de la Fama, el cariño de los aficionados, incluido el de los rivales, no se gana sólo con el talento con el bate.}

"Ha sido abrumador", dijo en los últimos días Jeter sobre la afectuosa despedida en todos los estadios del país; "no me lo esperaba", agregó, tímido al hablar de sí mismo.

Hoy fue el adiós en Yankee Stadium. El domingo, el último de verdad, en Boston, la casa del eterno rival, donde no se esperan más que aplausos.